De la teología histórica

   
 


 

 

Home

Contacto

Libro de visitantes

enlaces

estadístiks

Noticias

Galería

la coinherencia

BREVE COMPENDIO BAUTISMAL CRISTIANO

PARA USTED MISMO / lo mínimo que quisiera decirle a todo ser humano

FUNDAMENTOS

IDENTIFICANDO PRIORIDADES

La Iglesia edificada sobre Cristo revelado y confesado

EL FUNDAMENTO PUESTO

LA PERSONA

la voluntad, función del alma

LA OBRA

LAS FIESTAS SOLEMNES

LA DOCTRINA

PASCUA: CRISTO CRUCIFICADO

ÁZIMOS: CRISTO COMULGADO

PRIMICIAS: CRISTO RESUCITADO

PENTECOSTÉS: CRISTO GLORIFICADO

TROMPETAS: CRISTO ANUNCIADO

EXPIACIÓN: CRISTO ABOGADO

TABERNÁCULOS: CRISTO ESPERADO

LOS PRIMEROS RUDIMENTOS

ARREPENTIMIENTO

FE EN DIOS

DOCTRINA DE BAUTISMOS

IMPOSICIÓN DE MANOS

RESURRECCIÓN DE MUERTOS

JUICIO ETERNO

EL REINO DE LOS CIELOS SE HA ACERCADO

LA REGLA

SOBRE ESTA ROCA

EL SELLO DEL FIRME FUNDAMENTO DE DIOS

LA UNIDAD DEL ESPÍRITU

UN CUERPO

UN ESPÍRITU

UNA MISMA ESPERANZA

UN SEÑOR

UNA FE

UN BAUTISMO

UN DIOS Y PADRE

EL FUNDAMENTO DE LOS APÓSTOLES Y PROFETAS

LAS IGLESIAS DE LOS SANTOS

LA DOCTRINA DE LOS APÓSTOLES

LA COMUNIÓN UNOS CON OTROS

EL PARTIMIENTO DEL PAN

LAS ORACIONES

EL PROPÓSITO DE DIOS

TRATADILLOS

EL BUEN DEPÓSITO

DEL REPOSO CRISTIANO

LIBERTAD Y CONSIDERACIÓN

OPÚSCULO DE CRISTOLOGÍA

LA IMPORTANCIA DE CONOCER A CRISTO

LA PROMESA DE CONOCERLE

LA MANERA DE CONOCERLE

LA HISTORICIDAD DE CRISTO

TIPOLOGÍA DE CRISTO

PROFECÍAS ACERCA DE CRISTO

LA SABIDURÍA DE DIOS

INTRODUCCIÓN ACERCA DEL VERBO DE DIOS

LA EXPRESIÓN DE DIOS

LA PRE-EXISTENCIA DEL VERBO

LA COEXISTENCIA DEL VERBO CON DIOS

LA DIVINIDAD DEL VERBO

EL ÁNGEL DE YAHVEH

LA ENCARNACIÓN DEL VERBO

SU CONCEPCIÓN VIRGINAL, SU VIDA SIN PECADO Y SU MUERTE EXPIATORIA

SU COMPLETA RESURRECCIÓN, ASCENCIÓN, OPERACIÓN Y REGRESO

MONOTEISMO JUDAICO

DE 1ª JUAN 5:7

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (1)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (2)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (3)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (4)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (1)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (2)

CARTA ACERCA DE LOS "SOLO JESÚS"

la preeminencia del Arca del Pacto

panorámica bíblica

panorámica de Cristo como centralidad (aspecto objetivo)

(aspecto subjetivo)

la confesión divina

Cristo como Verbo

Trinidad de personas en el Único Dios

confesión divina de Su misma pluralidad en unidad

destello divino en la tierra desde la eternidad

la encarnación del Verbo de Dios

Tipología festal

Áreas básicas de la revelación divina

SEFER YAH / alef / destello divino en la tierra desde la eternidad

Puntos cruciales de la teología histórica

Puntos cruciales de la teología apologética

Puntos cruciales de la Teología Propia

Puntos cruciales de la Divina Teleología

Puntos cruciales de la Cosmología Bíblica

De los límites de la Cosmogonía

Puntos cruciales de la Angelología Bíblica

Puntos cruciales de la Antropología Bíblica

Puntos cruciales de la Hamartiología Bíblica

Puntos cruciales de la Cristología Bíblica

Puntos cruciales de la Pneumatología Bíblica

Fenomenología Pneumática

Puntos cruciales de la Soteriología Bíblica

EN TORNO A COSAS DE ECLESIOLOGÍA BÍBLICA

Puntos cruciales de la Escatología Bíblica

TANATOLOGÍA

Conceptos acerca de ciencias auxiliares de la Biblia

Contenidos paulinos de la escuela de la obra cristiana

De la Teología Natural

De la transición de la revelación general a la especial

Del lugar de la Bibliología

De la Teología Exegética y Bíblica

De la teología dogmática y sistemática

De la teología histórica

De la teología apologética

De la teología mística

De la teología especulativa

De la teología política

Del hilo central y unitivo de la revelación divina que es la economía de Dios

EDIFICACIÓN

Todo el consejo de Dios

La suma de la Palabra

Piedad y conocimiento de la verdad

Consulta y tropiezo

Sobre el altar

Grosura de corazón y entendimiento

Oikonomía

Revelación

El Espíritu revela el Misterio de Cristo

Salvos para el propósito de la voluntan divina

Edificación de Dios en vez de heterodidascalías

Conocer según el Espíritu

Administración delegada

Beneplácito divino

Encabezamiento crístico

Evangelio, economía y propósito

Economía e Iglesia

La pregunta por la administración

En qué consiste la economía divina

Dios, gracia y misterios

El Ungido

Dispensarse del mismo Dios Trino

Ecónomos

3 clases de ecónomos

Objeto de la administración

Ministerio del Nuevo Pacto

Para la obra del ministerio de la edificación del cuerpo

Vida y edificación

Pareja

Elementos primordiales

Nuestro disfrute

Alimento de vida

Bebida y respiración

Nutridos

Aliento

Gracia, amor y comunión

Jesucristo y gracia a nuestro espíritu

El Padre revelado por el Hijo

Dispensarse divino al hombre redimido corporativo

Co-existencia del Verbo Divino con Dios

El Hijo Creador, Sustentador, Redentor y Señor

La Persona de la Sabiduría Divina

La mente, función del alma

La emoción, función del alma

La revelación escrita

Forma y substancia

Guardar el buen depósito evitando la gnosis

Lo que habéis oído desde el principio

Candelabro y depósito

El misterio de La Fe que una vez fue dada a los santos

Aquella fe que iba a ser revelada

Acuérdate

Distintas clases de emociones del alma

Constitución tripartita del hombre

Antropología y hamartiología del espíritu humano

El espíritu y el alma humanos tras la caída

Carne y naturaleza pecaminosa

Hamartiología

Las trasgresiones y el pecado

La ley del pecado en mis miembros

Triplicidad

Cristología y soteriología

Cristología, soteriología y pneumatología

Encarnación del Verbo Divino

Kenósis y concepción virginal

Desarrollo humano del Verbo de Dios

Vivir humano santificante y perfeccionante del Hijo

Tentado en todo, pero sin pecado

En semejanza de carne de pecado

Preámbulo a la soteriología

Introducción a los variados aspectos del sacrificio de Cristo

Ofrenda por las trasgresiones y ofrenda por el pecado

Perdón y liberación

Ofrenda de paz y reconciliación

Liberación

Hecho maldición por nosotros

Dos aspectos de la santificación

La Cruz entre el mundo y nosotros

La cabeza aplastada de la serpiente

El grano de trigo

Vivificado en espíritu

Sepultado

Primogénito

Declarado Hijo de Dios por la resurrección

Cristo, nuestra justificación y santificación, por la resurrección

Regeneración y nuevo nacimiento

Regeneración y renovación

Renovaos en el espíritu de vuestra mente

Transformación por la renovación

Recapitulación pro configuración

Conformación a Cristo

Vivificación y glorificación del cuerpo

La Vida de Jesús en nuestros cuerpos mortales

Adopción, transformación, resurrección y glorificación de nuestros cuerpos

Ekklessía

Cristo magnificado en el cuerpo

Colofón

Bibliografía de "Edificación"

ANTICIPACION PROFETICA MESIANICA

LINAJE MESIANICO

EL CUMPLIMIENTO DEL TIEMPO

ISAGOGIA DE QOHELET

 


     
 

 

DE LA TEOLOGÍA HISTÓRICA[1]
 
 
Ubicación
Vamos a ver lo relativo a la Teología Histórica. Es otro enfoque para acercarnos al depósito de Dios, a la Palabra del Señor, a lo que el Señor ha revelado. La Teología Natural se ocupa de lo que Dios ha revelado acerca de Sí mismo, aparte de la Biblia, de las Sagradas Escrituras; es decir, solamente a partir de la naturaleza, de la creación, de la conciencia del hombre. La Exegética y Bíblica resultan del estudio de los textos; el enfoque es estudiar los textos, los autores, los pasajes, los versículos, las frases, las palabras, las raíces de las palabras, el contexto histórico en que se movieron los autores; incluye también estudios acerca de Bibliología, aunque la Bibliología no es precisamente Exégesis, pero, digamos, la Bibliología es una base para la Exégesis. La Dogmática estudia en cambio por temas; la Exegética por textos, y cuando todos esos textos de la Biblia han rendido juntos en forma coherente su quintaesencia, podemos tener lo que se ha dado en llamar Teología Bíblica, que surge de la Exégesis.
Primero la Natural, luego nos llega por la Bibliología un texto; luego de la Exégesis nos llega el sentido de los textos, uno por uno, hasta que tenemos el todo del Nuevo Testamento; tenemos la teología del Nuevo Testamento, luego la del Antiguo Testamento, y entonces la Teología Bíblica. La Teología Bíblica descansa, pues en la Exegética.


Ahora, cuando ya conocemos lo que tratan los textos, descubrimos que tratan de algunos temas principales y que hay verdades declaradas en forma revelada por Dios, y conocidas y proclamadas por la Iglesia, que llegan a ser dogmas; entonces ahí es cuando surge la Teología Dogmática, que es como otra etapa posterior. Pero si esas verdades, esos grandes dogmas se ordenan en un sistema, conforman la Teología Sistemática; es decir, Dogmática es cuando trata de los temas: el dogma de la Trinidad, el dogma de la encarnación, el dogma de la justificación por la fe, de la inspiración de la Sagrada Escritura, en fin. Pero cuando se colocan en un sistema coherente, entonces se tiene ya un sistema: Teología Sistemática. Entonces, una enfoca por textos, la otra enfoca por temas.
Ahora, la Teología Histórica tiene otro enfoque y nosotros necesita­mos tener también ese enfoque; porque no se trata de preferir uno al otro, sino de tenerlos todos; todo lo que podamos tener de la Teología Natural, y de la Exegética y Bíblica, y de la Dogmática y Sistemática. Todo lo que nos ayuda a enriquecer nuestra percepción de la revelación divina. Pero hay otro enfoque que es el de la Teología Histórica.
La Teología Histórica, a diferencia de la Exegética y la Bíblica, de la Dogmática y la Sistemática, estudia por procesos. No se ocupa de un texto, o no se ocupa de un tema, sino que se ocupa de un proceso histórico; entonces por eso es que se habla de ella como Teología Histórica¿Por qué? Porque primero la revelación del Señor y luego Su revelación salvando, la salvación del Señor, se han dado en la historia, se han dado dentro de una corriente del tiempo, dentro de una cronología, y por etapas. Entonces la Teología Histórica estudia las etapas de la revelación divina, las etapas de la intervención de Dios, lo que se suele llamar, la Historia de la Salvación; pero eso tiene, pues, varios períodos.
 
Subdivisiones del proceso


Podríamos subdividir. Por ejemplo, si trazamos una línea aquí más o menos para dividir los períodos, tendríamos el siguiente esbozo: Primera­mente aconteció la revelación; ese acontecimiento fue en el tiempo. Claro que no estamos diciendo que todos los acontecimientos fueron al principio. Esto va replegando una capa sobre la otra; pero primero vamos a hacerlo en forma simple. Primero hay un acontecimiento de intervención de Dios, el cual es percibido y atestiguado por muchos testigos oculares que vivieron el asunto, y entonces lo esencial se registró. Luego viene un período de registro; ese registro puede tener una forma oral y se forman sagas y anécdotas , y se cuenta y se cuenta y se cuenta; y generalmente se cuenta de la misma manera y así se van formando, esas sagas; o hay muchas maneras de llamarlo, que son como unidades de tradición que se van formando, que van quedando registradas. Los puntos principales de lo que aconteció van quedando registrados, y siempre lo contamos más o menos de la misma manera; quedan los personajes principales, los acontecimientos principales, las frases principales, el sentido principal; se pierde mucho a veces por los bordes; pero algo queda. De todo ese registro oral, algo llega a escribirse. Resulta que con el tiempo, a veces no pasando mucho tiempo, se hacen registros escritos; algunos de esos registros, son hechos por personas en su carne, a veces son hechos por personas que tienen otro interés, pero a veces son hechos bajo la inspiración del Espíritu Santo, por personas que caminan con Dios.
Entonces viene un tercer fenómeno que se llama la formación del Canon; es decir, selección de esos registros; entonces, esos acontecimien­tos fueron quedando registrados, pero de todos esos registros, los confiables, los realmente inspirados, se van coleccionando de una manera especial; los otros van engrosando la tradición apócrifa, pero estos centrales van conformando el Canon.
Entonces, ha habido distintos períodos; primero en la historia de Israel en que ese Canon se fue formando. Por ejemplo, los hitos principales de la formación del Canon fueron primero con Moisés; ese fue un período. Moisés escribió, Moisés recopiló tradiciones anteriores. Moisés mismo fue ordenado por Dios para que escribiera; los escritos de él los pasó a Josué y a los ancianos. Después, otro período clave fue el período de Samuel, cuando se organizó el reino. Ustedes recuerdan que Samuel leyó las leyes del reino; las escribió en un libro; él también escribió Crónicas, que después fueron acrecentadas por otros profetas como Gad, como Natán, como Semaías, como Ido y otros que aparecen en la Biblia, y se fueron conformando los escritos del Antiguo Testamento.
Un período clave fue el de Moisés, otro período clave fue el de Samuel, después otro período clave, junto con el de Samuel pero a continuación, fue el de David y Salomón, en los cuales también se escribieron bastantes partes de la Biblia, mucha parte de los Salmos, de los Proverbios, de Eclesiastés, de Cantares, etcétera. Después vino el período de los Reyes. Clave dentro del período de los Reyes fue el tiempo de Josías, que es el mismo tiempo de Jeremías junto con Baruc; fue cuando fue encontrado el libro del pacto por el padre de Jeremías, que era Hilcías. El sacerdote Hilcías, padre del sacerdote y profeta Jeremías, encontró el libro y hubo un reavivamiento. Otro período clave después fue el de Esdras, y después el de Nehemías, y más tarde, en el período intertestamentario, el período de Judas Macabeo, de los Macabeos. Luego vino el período Rabínico, o de las escuelas rabínicas; de los rabinos Tanaítas, de las escuelas de Hilel, de Shamay, de los Esenios en el Qumram. Esos fueron períodos en que se fue conservando el Canon.


Notemos entonces que había un acontecimiento; luego un registro del mismo en forma oral y luego en forma escrita; una parte del registro, espúrea, apócrifa, no de tanta confianza; y otro registro, en cambio, supervisado, dirigido e intervenido directamente por Dios; entonces de esa parte central, es de donde se fue formando el Canon a través de estos distintos períodos, hasta que llegamos al tiempo del Nuevo Testamento. Entonces, en el tiempo del Nuevo Testamento se sigue el mismo proceso, solamente que en menos tiempo. El Antiguo Testamento se formó en miles de años; en cambio, el Nuevo Testamento se formó en unos cien años, en un siglo. El Antiguo en muchos siglos, mínimo quince o dieciséis siglos; en cambio el Nuevo Testamento se formó en un solo siglo; pero fue también de la misma manera.
Aconteció lo que Jesús dijo, lo que Jesús hizo, lo que le sucedió. Todo eso empezó a contarse, y se contaba y se contaba y se contaba, hasta que algunos tomaban notas, hacían colección de los dichos, colección de las parábolas, etcétera; y luego algunos compusieron ya el Evangelio completo como Mateo, como Marcos, como Lucas, como Juan, etcétera; luego las cartas de los apóstoles se fueron coleccionando. Ellos escribieron de una manera dispersa, una carta para allá, otra para allá. Ellos no estaban pensando formar un Nuevo Testamento. Cuando Pablo le escribió a Filemón, pues lo único que él pensaba era escribirle una carta a Filemón, pero el Espíritu sí pensaba usar esa carta. Entonces así se fue coleccionan­do, se fue formando el Canon del Nuevo Testamento, que dentro del cristianismo se añadió al Canon del Antiguo Testamento.


Entonces, todo eso ha sido un proceso. Pero hay todavía otra etapa después de la formación   del Canon. Hay una secuencia; primero está el acontecimiento, luego el registro, el Canon, y ahora, ese Canon comienza a ser interpretado por el pueblo de Dios. En el Antiguo Testamento, por ejemplo, para el tiempo de Esdras, se cerró el Canon. El último fue Malaquías. Algunos introducen del período Macabeo, pues los libros de los Macabeos, realmente tienen información importante acerca del período de Alejandro Magno, y para completar la tipología sobre el proceso del anticristo y todo eso; porque realmente, el Antiguo Testamento es una tipología de la historia de la Iglesia, y sabemos que la historia de la Iglesia, en su parte terrenal, en el ambiente final, culmina pues, con un período de gobierno mundial del anticristo y todo eso; lo cual, si se sigue la tipología en el Antiguo Testamento, esa parte final la completa principalmente el libro primero de los Macabeos donde se muestra a Antioco Epífanes como un tipo del anticristo, mandando a quemar las Biblias, persiguiendo al pueblo de Dios; o sea que en ese vacío del período intertestamentario, realmente el libro I de Macabeos suple algo muy útil en la historia y también en lo tipológico. Sin entrar en las discusiones acerca del Canon entre los católicos y los protestantes. Cuando entremos más a fondo en lo que es Canon, ya se verá con detalle; ahora solamente estamos viendo la cosa a vuelo de pájaro, a manera de una panorámica.
 
El Talmud
Pero después del período del Canon, se forma el período de interpre­tación. Después de Esdras, que formó la gran sinagoga, vinieron aquellos grandes rabinos, por pares, que luego llegaron a transmitir el texto y la tradición, hasta llegar a Hilel y Shamay, luego Gamaliel, Ismael y Aquiba, y luego llegó el concilio de Jabne y los rabinos Tanaitas y los Amoraítas. Ellos interpretaban el Canon. Vemos, pues, que dentro del judaísmo fue que se empezó a formar el Talmud. El Talmud, es hoy el libro sagrado para los judíos ortodoxos, pero no pertenece al Canon, sino al período de interpretación del pueblo de Dios; es decir, al período Rabínico. Entonces, ¿qué es el Talmud? El Talmud son los escritos rabínicos, pero tiene sus subdivisiones. Vamos a verlo primero en forma panorámica, para tener los primeros conceptos sobre él.
El Talmud tiene una primera parte que se llama la Mishnah. ¿Qué es la Mishnah?   Los comentarios de los rabinos Tanaítas acerca de la Torah, o sea, del Antiguo Testamento. Aunque la Torah es principalmente el Pentateuco, a veces la palabra se extiende también en forma generalizada al Antiguo Testamento. Entonces los rabinos que vivieron desde el siglo I al III de nuestra era cristiana, son los llamados rabinos Tanaítas o Tanaim. Ellos comentaban los textos de la Torah. La recopilación de la interpreta­ción de los rabinos acerca del Canon del Antiguo Testamento, entre el siglo primero y tercero, se llamó Mishnah. ¿Qué es la Mishnah? Los comenta­rios o interpretaciones acerca del Antiguo Testamento hechos por los rabinos contemporáneos a Cristo, a los apóstoles y a la iglesia primitiva, antes del concilio de Nicea.   Se trata de los llamados Rabinos Tanaim. Ahí es donde aparecen los comentarios de Hilel, de Shamay, de Ismael, de Johanam BenSakai, de Aquiba y todos ellos. Toda esa colección de sus comentarios, del primer período de interpretación judaica del Canon, es lo que está en este libro que se llama la Mishnah. ¿Pero qué pasó? Cuando ya se había completado la Mishnah, resulta que siempre aparecieron cositas que se habían quedado por fuera y que recopilaron en forma tardía, y formaron un apéndice. Ese apéndice se llama la Toseftá. Luego la Toseftá es como un apéndice de aquellos escritos rabínicos.


Se fueron formando esos escritos de interpretación en los primeros tres siglos de la era cristiana por parte del rabinismo judaico, palestinense principalmente y babilónico; porque hubo un Talmud formado en Babilonia, otro en Palestina; por eso hay dos Talmudes; pues esas recopilaciones se hicieron, una en Palestina y otra en Babilonia, y la babilónica es más extensa que la otra; esa es la razón por la que el Talmud es uno babilónico y otro palestino, pero en esencia se trata de la recopila­ción de las interpretaciones rabínicas acerca del Canon. Cuando se completó el escrito clave se le hizo el apéndice por las cosas que quedaron fuera y se formó la Toseftá. Luego, a partir ya no del siglo III, sino del siglo IV, hasta la Edad Media, vinieron los rabinos que se llamaron Amoraim o Amoritas o Amoraítas. ¿Qué hacían estos Rabinos Amoraítas? Ellos comentaban a los rabinos Tanaitas. Los rabinos Amoraítas eran los comentaristas de la Mishnah. Cuando se recopilaron los comentarios, las interpretaciones Amoraítas de los Tanaitas, esa recopilación se llamó la Gemará.
De donde concluimos que la Mishnah con la Gemará forman el Talmud. El Talmud es el libro sagrado de los judíos ortodoxos; y cualquier judío que se respete, se guía, no precisamente por el Antiguo Testamento, sino por el Talmud. El Talmud cita, por ejemplo, un versículo de la Torah, y luego las distintas interpretaciones de ese versículo, hechas por rabinos durante tres siglos. El rabino fulano dijo esto, el tal dijo esto, fulano dijo esto; como ellos interpretaban. Inclusive, escuelas contrarías aparecen dentro de una misma explicación, porque son comentarios de un versículo de la Biblia, hechos por rabinos de varios siglos de distintas escuelas, para tratar de entender el texto. Esas primeras interpretaciones, las más antiguas, cuando se pasó de lo oral a lo escrito, fue lo que formó la Mishnah; su apéndice es la Toseftá; pero luego, cuando ya eso había sido formado, quedó como un libro sagrado, que equivale dentro del cristianis­mo como a los de los llamados Padres de la Iglesia.
 
En el Nuevo Testamento


Lo que pasó después entre el cristianismo, fue el mismo proceso. El Nuevo Testamento fue comentado por los líderes del cristianismo y se formaron los escritos de los llamados Padres Apostólicos, los Apologistas, los Polemistas, los Padres antenicenos, y los de después del período del Concilio de Nicea, todo el período primitivo, patrístico. Podríamos equiparar diciendo que la colección de los escritos patrísticos, equivale al Talmud. El Talmud es como decir, la biblioteca rabínica, que equivale al lugar que tiene la biblioteca patrística dentro del contexto del cristianismo.
Los judíos ortodoxos se basan en el Talmud más que la Escritura misma. ¿Por qué? Porque resulta que en el Talmud aparecen los versículos de la Escritura, pero explicados por los rabinos y con todas las explicaciones habidas y por haber. Tal rabino dijo tal, y tal dijo tal; uno lo interpreta así, otro lo interpreta así, y vienen todas las interpretaciones juntas, y tú escoges la que te parece. Ahora, no podemos afirmar que esto sea para reemplazar al Espíritu Santo. No, no lo podemos decir; porque eso comenzó a darse antes de la revelación de Cristo. Eso se registró después, pero comenzó a darse antes, y el Espíritu del Señor estaba con el pueblo de Israel, y mucho de ello es muy legítimo y muy válido, y de hecho el cristianismo ha heredado algo de ello. Por eso necesitamos conocer esto; no podemos tener un prejuicio; que está mal o que está bien. Hay que ver las cosas. ¿Qué dice el texto? Por ejemplo, el Cantar de los Cantares. Existen varias interpretaciones del Cantar de los Cantares, de distintos siglos; cómo fue interpretado por el rabino Aquiba, cómo lo interpretó después Orígenes en el cristianismo, en la patrística primitiva. Cómo en la edad Medieval; cómo Fray Luis de León; cómo después da la interpretación la edad Moderna hasta llegar ahora últimamente, por ejemplo, Watchman Nee, que tiene un libro sobre Cantares. Todo eso es un historial, es una vertiente de interpretación del Texto Sagrado.


La Teolog 
 

Hoy habia 190141 visiteurs¡Aqui en esta página!