PRIMICIAS: CRISTO RESUCITADO

   
 


 

 

Home

Contacto

Libro de visitantes

enlaces

estadístiks

Noticias

Galería

la coinherencia

BREVE COMPENDIO BAUTISMAL CRISTIANO

PARA USTED MISMO / lo mínimo que quisiera decirle a todo ser humano

FUNDAMENTOS

IDENTIFICANDO PRIORIDADES

La Iglesia edificada sobre Cristo revelado y confesado

EL FUNDAMENTO PUESTO

LA PERSONA

la voluntad, función del alma

LA OBRA

LAS FIESTAS SOLEMNES

LA DOCTRINA

PASCUA: CRISTO CRUCIFICADO

ÁZIMOS: CRISTO COMULGADO

PRIMICIAS: CRISTO RESUCITADO

PENTECOSTÉS: CRISTO GLORIFICADO

TROMPETAS: CRISTO ANUNCIADO

EXPIACIÓN: CRISTO ABOGADO

TABERNÁCULOS: CRISTO ESPERADO

LOS PRIMEROS RUDIMENTOS

ARREPENTIMIENTO

FE EN DIOS

DOCTRINA DE BAUTISMOS

IMPOSICIÓN DE MANOS

RESURRECCIÓN DE MUERTOS

JUICIO ETERNO

EL REINO DE LOS CIELOS SE HA ACERCADO

LA REGLA

SOBRE ESTA ROCA

EL SELLO DEL FIRME FUNDAMENTO DE DIOS

LA UNIDAD DEL ESPÍRITU

UN CUERPO

UN ESPÍRITU

UNA MISMA ESPERANZA

UN SEÑOR

UNA FE

UN BAUTISMO

UN DIOS Y PADRE

EL FUNDAMENTO DE LOS APÓSTOLES Y PROFETAS

LAS IGLESIAS DE LOS SANTOS

LA DOCTRINA DE LOS APÓSTOLES

LA COMUNIÓN UNOS CON OTROS

EL PARTIMIENTO DEL PAN

LAS ORACIONES

EL PROPÓSITO DE DIOS

TRATADILLOS

EL BUEN DEPÓSITO

DEL REPOSO CRISTIANO

LIBERTAD Y CONSIDERACIÓN

OPÚSCULO DE CRISTOLOGÍA

LA IMPORTANCIA DE CONOCER A CRISTO

LA PROMESA DE CONOCERLE

LA MANERA DE CONOCERLE

LA HISTORICIDAD DE CRISTO

TIPOLOGÍA DE CRISTO

PROFECÍAS ACERCA DE CRISTO

LA SABIDURÍA DE DIOS

INTRODUCCIÓN ACERCA DEL VERBO DE DIOS

LA EXPRESIÓN DE DIOS

LA PRE-EXISTENCIA DEL VERBO

LA COEXISTENCIA DEL VERBO CON DIOS

LA DIVINIDAD DEL VERBO

EL ÁNGEL DE YAHVEH

LA ENCARNACIÓN DEL VERBO

SU CONCEPCIÓN VIRGINAL, SU VIDA SIN PECADO Y SU MUERTE EXPIATORIA

SU COMPLETA RESURRECCIÓN, ASCENCIÓN, OPERACIÓN Y REGRESO

MONOTEISMO JUDAICO

DE 1ª JUAN 5:7

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (1)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (2)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (3)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (4)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (1)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (2)

CARTA ACERCA DE LOS "SOLO JESÚS"

la preeminencia del Arca del Pacto

panorámica bíblica

panorámica de Cristo como centralidad (aspecto objetivo)

(aspecto subjetivo)

la confesión divina

Cristo como Verbo

Trinidad de personas en el Único Dios

confesión divina de Su misma pluralidad en unidad

destello divino en la tierra desde la eternidad

la encarnación del Verbo de Dios

Tipología festal

Áreas básicas de la revelación divina

SEFER YAH / alef / destello divino en la tierra desde la eternidad

Puntos cruciales de la teología histórica

Puntos cruciales de la teología apologética

Puntos cruciales de la Teología Propia

Puntos cruciales de la Divina Teleología

Puntos cruciales de la Cosmología Bíblica

De los límites de la Cosmogonía

Puntos cruciales de la Angelología Bíblica

Puntos cruciales de la Antropología Bíblica

Puntos cruciales de la Hamartiología Bíblica

Puntos cruciales de la Cristología Bíblica

Puntos cruciales de la Pneumatología Bíblica

Fenomenología Pneumática

Puntos cruciales de la Soteriología Bíblica

EN TORNO A COSAS DE ECLESIOLOGÍA BÍBLICA

Puntos cruciales de la Escatología Bíblica

TANATOLOGÍA

Conceptos acerca de ciencias auxiliares de la Biblia

Contenidos paulinos de la escuela de la obra cristiana

De la Teología Natural

De la transición de la revelación general a la especial

Del lugar de la Bibliología

De la Teología Exegética y Bíblica

De la teología dogmática y sistemática

De la teología histórica

De la teología apologética

De la teología mística

De la teología especulativa

De la teología política

Del hilo central y unitivo de la revelación divina que es la economía de Dios

EDIFICACIÓN

Todo el consejo de Dios

La suma de la Palabra

Piedad y conocimiento de la verdad

Consulta y tropiezo

Sobre el altar

Grosura de corazón y entendimiento

Oikonomía

Revelación

El Espíritu revela el Misterio de Cristo

Salvos para el propósito de la voluntan divina

Edificación de Dios en vez de heterodidascalías

Conocer según el Espíritu

Administración delegada

Beneplácito divino

Encabezamiento crístico

Evangelio, economía y propósito

Economía e Iglesia

La pregunta por la administración

En qué consiste la economía divina

Dios, gracia y misterios

El Ungido

Dispensarse del mismo Dios Trino

Ecónomos

3 clases de ecónomos

Objeto de la administración

Ministerio del Nuevo Pacto

Para la obra del ministerio de la edificación del cuerpo

Vida y edificación

Pareja

Elementos primordiales

Nuestro disfrute

Alimento de vida

Bebida y respiración

Nutridos

Aliento

Gracia, amor y comunión

Jesucristo y gracia a nuestro espíritu

El Padre revelado por el Hijo

Dispensarse divino al hombre redimido corporativo

Co-existencia del Verbo Divino con Dios

El Hijo Creador, Sustentador, Redentor y Señor

La Persona de la Sabiduría Divina

La mente, función del alma

La emoción, función del alma

La revelación escrita

Forma y substancia

Guardar el buen depósito evitando la gnosis

Lo que habéis oído desde el principio

Candelabro y depósito

El misterio de La Fe que una vez fue dada a los santos

Aquella fe que iba a ser revelada

Acuérdate

Distintas clases de emociones del alma

Constitución tripartita del hombre

Antropología y hamartiología del espíritu humano

El espíritu y el alma humanos tras la caída

Carne y naturaleza pecaminosa

Hamartiología

Las trasgresiones y el pecado

La ley del pecado en mis miembros

Triplicidad

Cristología y soteriología

Cristología, soteriología y pneumatología

Encarnación del Verbo Divino

Kenósis y concepción virginal

Desarrollo humano del Verbo de Dios

Vivir humano santificante y perfeccionante del Hijo

Tentado en todo, pero sin pecado

En semejanza de carne de pecado

Preámbulo a la soteriología

Introducción a los variados aspectos del sacrificio de Cristo

Ofrenda por las trasgresiones y ofrenda por el pecado

Perdón y liberación

Ofrenda de paz y reconciliación

Liberación

Hecho maldición por nosotros

Dos aspectos de la santificación

La Cruz entre el mundo y nosotros

La cabeza aplastada de la serpiente

El grano de trigo

Vivificado en espíritu

Sepultado

Primogénito

Declarado Hijo de Dios por la resurrección

Cristo, nuestra justificación y santificación, por la resurrección

Regeneración y nuevo nacimiento

Regeneración y renovación

Renovaos en el espíritu de vuestra mente

Transformación por la renovación

Recapitulación pro configuración

Conformación a Cristo

Vivificación y glorificación del cuerpo

La Vida de Jesús en nuestros cuerpos mortales

Adopción, transformación, resurrección y glorificación de nuestros cuerpos

Ekklessía

Cristo magnificado en el cuerpo

Colofón

Bibliografía de "Edificación"

ANTICIPACION PROFETICA MESIANICA

LINAJE MESIANICO

EL CUMPLIMIENTO DEL TIEMPO

ISAGOGIA DE QOHELET

 


     
 

PRIMICIAS: CRISTO RESUCITADO


La fiesta de las primicias seguía íntimamente ligada a la de los ázimos, que seguía a la pascua. Las Primicias representan a Cristo Resucitado: "20Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho... 23Pero uno en su debido orden: Cristo, las primicias" (1 Co. 15:20,23b). ¡He allí, pues, lo relacionadamente prioritario! ¡Cristo ha resucitado corporalmente de los muertos y está vivo! ¡Y porque Él vive, nosotros también vivimos!

"Porque yo vivo, vosotros también viviréis" (Jn. 14:19b). Pascua: por Cristo perdonados; Ázimos: Por Cristo reconciliados y liberados; Primicias; por Cristo resucitados y regenerados. Vemos, pues, que estas tres fiestas iban juntas como en una gran fiesta, pues señalaban esos íntimamente relacionados aspectos de la obra redentora de Cristo: perdón, reconciliación y regeneración; liberación, justificación y santificación. Dios no quiere tan sólo perdonarnos; quiere también liberarnos, regenerarnos y entonces también resucitarnos plenamente, para lo cual resucitó corporalmente a Jesucristo, para que al participar nosotros de Él, seamos con Él glorificados. Dios apunta, pues, a nuestra resurrección y gloria junto a Él en Su Reino.

Por todo lo cual era necesario también que el Hijo del Hombre, aquel en quien se resume nuestra humanidad, fuese resucitado plenamente, es decir, no tan sólo en espíritu, sino incluido también el cuerpo. Tal resurrección, el milagro sumo dentro de la historia y el tiempo, de Jesús de Nazareth, el Cristo, es la respuesta exacta al problema del hombre: la muerte.

He allí el problema del hombre: ¡la muerte! Su caída es desintegración mortal; depravación, degeneración, degradación, enfermedad, locura, caos, descomposición, dolor, corrupción, y ¡muerte! Separación eterna de la fuente de la vida eterna, que es Dios. Es la muerte en todas sus etapas la maldición que encontramos por doquier, y que hace vanas todas las ansias humanas. Pecar es separarse de Dios; y separarse de Dios es morir. El relato del Génesis nos describe la caída del hombre: "17Mas del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás../.... 17Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. 18Espinos y cardos te producirá; y comerás plantas del campo. 19Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás" (Gé. 2:17; 3:17-l9). He aquí hoy en nosotros y a nuestro alrededor el verdadero cumplimiento de esta sentencia verdadera dada al hombre, que locamente pretendió independizarse de Dios: ¡la muerte!

Pero no se nos dejó sin esperanza; he aquí que la Simiente de la mujer aplastará la cabeza de la serpiente (Gé. 3:15); "He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y se llamará su nombre Emanuel" (Is. 7:14). Dios con nosotros, tomando humanidad de la mujer, la virgen María, aplastó la cabeza de la serpiente antigua, al instigador y emperador de la muerte. Por no pecar, Jesús no se separó del Padre, y tras su muerte por nosotros, Dios lo resucitó testificando de Su filiación y santidad; entonces nos lo dio por vida, resurrección y gloria. La resurrección fue, pues, la muerte de la muerte. En vivir por Su resurrección, en la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús, consiste la libertad, la dignidad y la restauración; lo cual operando desde lo íntimo de nuestro espíritu ahora regenerado cual hijos de Dios, convierte nuestra alma y domina nuestro cuerpo, sujetándonos a la voluntad del Padre, en maravillosa alianza que nos da al Espíritu Santo cual primicias y anticipo, desde aquí en la tierra, creciendo en nosotros y fortaleciéndonos hasta la estatura que ocupará en el Reino venidero.

La resurrección de Jesucristo es, pues, ¡fundamento esencialísimo! Sin precursor no hay precursados. ¡Nos consta, pues, que Él resucitó! primero, por el testimonio cierto y válido del Espíritu Santo y de los testigos; y también, por el efecto de Su operación actual en nuestras vidas. Testigos de primera magnitud, tales son sus apóstoles como: Pedro, Juan, Santiago, Mateo, Judas Tadeo Lebeo, que comieron con Él después que resucitó de los muertos, de quienes cuyas palabras y escritos nos ha conservado la Providencia Divina; además, Pablo, también Silvano, Lucas, Marcos, y toda la pléyade de los que recibieron el testimonio directo de los mismos testigos oculares y escribieron, con lo cual se robusteció la tradición ininterrumpida hasta nuestros días. Los doce apóstoles y más de quinientos hermanos testificaron haberle visto vivo después de padecer; también Pablo, y no faltan testigos posteriores.

Testigos de Su operación actual son todos los cristianos verdaderamente regenerados, que por virtud de Él han sido liberados de una vida de pecado, y viven hoy en verdadera santidad.

Enfatizamos, pues, la perfecta y completa resurrección de Jesucristo.

Se nos hace necesario en nuestros días estar avisados contra ciertas personas que niegan la resurrección corporal del Señor; incluso religiosos. Por ejemplo, los russelistas para justificar una supuesta venida invisible de Cristo en 1914, "celestializada", niegan su resurrección corporal. Por esta causa nos detenemos en señalar como de capital importancia el reconocimiento de Su resurrección corporal.

Pablo escribía a los romanos: "Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo" (Rm. 10:9). Se enfatiza la Persona y la obra. La salvación está implicada profundamente en lo relativo a la resurrección del Señor Jesús, pues, como dice Pablo, si Cristo no resucitó, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres (1 Co. 15:12-20).

Mas, Su resurrección es la que da sentido escatológico a toda nuestra vida.

En cuanto a que fue corporal Su resurrección, nos lo atestigua también Juan al referirse a su cuerpo en el siguiente pasaje: "20Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás? 21Mas él hablaba del templo de su cuerpo. 22Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho" (Jn. 2:20-22). Y efectivamente, también Pedro, testificando de la resurrección, cita la Escritura: "26Y aún mi carne descansará en esperanza; 27porque no dejarás mi alma en el Hades, ni permitirás que tu Santo vea corrupción" (Salmo 16:9,10; Hch. 2:26,27). Y Pedro, en casa de Cornelio, con las llaves del Reino les abría también a los gentiles las puertas testificando:

"40A éste (a Jesús) levantó Dios al tercer día, e hizo que se manifestase; 41no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos" (Hch. 10:40,41). Es por la corporalidad de Su resurrección que también Lucas en tal contexto registra con todo detalle:

"36Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros.  37Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu.  38Pero él les dijo:  ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos?  39Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos como veis que yo tengo.  40Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies.  41Y como todavía ellos, de gozo, no lo creían, y estaban maravillados, les dijo:  ¿Tenéis aquí algo de comer?  42Entonces le dieron parte de un pez asado, y un panal de miel.  43Y él lo tomó, y comió delante de ellos" (Lc. 24:36-43).

Juan narra además el incidente de Tomás, el cual fue expresamente invitado a meter su dedo en la marca de los clavos, y la mano en el costado abierto por la lanza del centurión (Jn. 20:24-29) Por eso el apóstol Juan hablaba de “lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos" (1 Jn. 1:1). Así que Jesús levantó en tres días su cuerpo, y su carne no vio corrupción, y resucitado así corporalmente comió y bebió, y fue visto y palpado por testigos que dieron su vida por esta aseveración. Entonces ascendió y Él mismo prometió volver. Y "si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él” (1 Tes. 4:14).

¡Jesús está, pues, vivo! ¡Tratemos con Él!

ein Bild


 
 

Hoy habia 188049 visiteurs¡Aqui en esta página!