SOBRE ESTA ROCA

   
 


 

 

Home

Contacto

Libro de visitantes

enlaces

estadístiks

Noticias

Galería

la coinherencia

BREVE COMPENDIO BAUTISMAL CRISTIANO

PARA USTED MISMO / lo mínimo que quisiera decirle a todo ser humano

FUNDAMENTOS

IDENTIFICANDO PRIORIDADES

La Iglesia edificada sobre Cristo revelado y confesado

EL FUNDAMENTO PUESTO

LA PERSONA

la voluntad, función del alma

LA OBRA

LAS FIESTAS SOLEMNES

LA DOCTRINA

PASCUA: CRISTO CRUCIFICADO

ÁZIMOS: CRISTO COMULGADO

PRIMICIAS: CRISTO RESUCITADO

PENTECOSTÉS: CRISTO GLORIFICADO

TROMPETAS: CRISTO ANUNCIADO

EXPIACIÓN: CRISTO ABOGADO

TABERNÁCULOS: CRISTO ESPERADO

LOS PRIMEROS RUDIMENTOS

ARREPENTIMIENTO

FE EN DIOS

DOCTRINA DE BAUTISMOS

IMPOSICIÓN DE MANOS

RESURRECCIÓN DE MUERTOS

JUICIO ETERNO

EL REINO DE LOS CIELOS SE HA ACERCADO

LA REGLA

SOBRE ESTA ROCA

EL SELLO DEL FIRME FUNDAMENTO DE DIOS

LA UNIDAD DEL ESPÍRITU

UN CUERPO

UN ESPÍRITU

UNA MISMA ESPERANZA

UN SEÑOR

UNA FE

UN BAUTISMO

UN DIOS Y PADRE

EL FUNDAMENTO DE LOS APÓSTOLES Y PROFETAS

LAS IGLESIAS DE LOS SANTOS

LA DOCTRINA DE LOS APÓSTOLES

LA COMUNIÓN UNOS CON OTROS

EL PARTIMIENTO DEL PAN

LAS ORACIONES

EL PROPÓSITO DE DIOS

TRATADILLOS

EL BUEN DEPÓSITO

DEL REPOSO CRISTIANO

LIBERTAD Y CONSIDERACIÓN

OPÚSCULO DE CRISTOLOGÍA

LA IMPORTANCIA DE CONOCER A CRISTO

LA PROMESA DE CONOCERLE

LA MANERA DE CONOCERLE

LA HISTORICIDAD DE CRISTO

TIPOLOGÍA DE CRISTO

PROFECÍAS ACERCA DE CRISTO

LA SABIDURÍA DE DIOS

INTRODUCCIÓN ACERCA DEL VERBO DE DIOS

LA EXPRESIÓN DE DIOS

LA PRE-EXISTENCIA DEL VERBO

LA COEXISTENCIA DEL VERBO CON DIOS

LA DIVINIDAD DEL VERBO

EL ÁNGEL DE YAHVEH

LA ENCARNACIÓN DEL VERBO

SU CONCEPCIÓN VIRGINAL, SU VIDA SIN PECADO Y SU MUERTE EXPIATORIA

SU COMPLETA RESURRECCIÓN, ASCENCIÓN, OPERACIÓN Y REGRESO

MONOTEISMO JUDAICO

DE 1ª JUAN 5:7

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (1)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (2)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (3)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (4)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (1)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (2)

CARTA ACERCA DE LOS "SOLO JESÚS"

la preeminencia del Arca del Pacto

panorámica bíblica

panorámica de Cristo como centralidad (aspecto objetivo)

(aspecto subjetivo)

la confesión divina

Cristo como Verbo

Trinidad de personas en el Único Dios

confesión divina de Su misma pluralidad en unidad

destello divino en la tierra desde la eternidad

la encarnación del Verbo de Dios

Tipología festal

Áreas básicas de la revelación divina

SEFER YAH / alef / destello divino en la tierra desde la eternidad

Puntos cruciales de la teología histórica

Puntos cruciales de la teología apologética

Puntos cruciales de la Teología Propia

Puntos cruciales de la Divina Teleología

Puntos cruciales de la Cosmología Bíblica

De los límites de la Cosmogonía

Puntos cruciales de la Angelología Bíblica

Puntos cruciales de la Antropología Bíblica

Puntos cruciales de la Hamartiología Bíblica

Puntos cruciales de la Cristología Bíblica

Puntos cruciales de la Pneumatología Bíblica

Fenomenología Pneumática

Puntos cruciales de la Soteriología Bíblica

EN TORNO A COSAS DE ECLESIOLOGÍA BÍBLICA

Puntos cruciales de la Escatología Bíblica

TANATOLOGÍA

Conceptos acerca de ciencias auxiliares de la Biblia

Contenidos paulinos de la escuela de la obra cristiana

De la Teología Natural

De la transición de la revelación general a la especial

Del lugar de la Bibliología

De la Teología Exegética y Bíblica

De la teología dogmática y sistemática

De la teología histórica

De la teología apologética

De la teología mística

De la teología especulativa

De la teología política

Del hilo central y unitivo de la revelación divina que es la economía de Dios

EDIFICACIÓN

Todo el consejo de Dios

La suma de la Palabra

Piedad y conocimiento de la verdad

Consulta y tropiezo

Sobre el altar

Grosura de corazón y entendimiento

Oikonomía

Revelación

El Espíritu revela el Misterio de Cristo

Salvos para el propósito de la voluntan divina

Edificación de Dios en vez de heterodidascalías

Conocer según el Espíritu

Administración delegada

Beneplácito divino

Encabezamiento crístico

Evangelio, economía y propósito

Economía e Iglesia

La pregunta por la administración

En qué consiste la economía divina

Dios, gracia y misterios

El Ungido

Dispensarse del mismo Dios Trino

Ecónomos

3 clases de ecónomos

Objeto de la administración

Ministerio del Nuevo Pacto

Para la obra del ministerio de la edificación del cuerpo

Vida y edificación

Pareja

Elementos primordiales

Nuestro disfrute

Alimento de vida

Bebida y respiración

Nutridos

Aliento

Gracia, amor y comunión

Jesucristo y gracia a nuestro espíritu

El Padre revelado por el Hijo

Dispensarse divino al hombre redimido corporativo

Co-existencia del Verbo Divino con Dios

El Hijo Creador, Sustentador, Redentor y Señor

La Persona de la Sabiduría Divina

La mente, función del alma

La emoción, función del alma

La revelación escrita

Forma y substancia

Guardar el buen depósito evitando la gnosis

Lo que habéis oído desde el principio

Candelabro y depósito

El misterio de La Fe que una vez fue dada a los santos

Aquella fe que iba a ser revelada

Acuérdate

Distintas clases de emociones del alma

Constitución tripartita del hombre

Antropología y hamartiología del espíritu humano

El espíritu y el alma humanos tras la caída

Carne y naturaleza pecaminosa

Hamartiología

Las trasgresiones y el pecado

La ley del pecado en mis miembros

Triplicidad

Cristología y soteriología

Cristología, soteriología y pneumatología

Encarnación del Verbo Divino

Kenósis y concepción virginal

Desarrollo humano del Verbo de Dios

Vivir humano santificante y perfeccionante del Hijo

Tentado en todo, pero sin pecado

En semejanza de carne de pecado

Preámbulo a la soteriología

Introducción a los variados aspectos del sacrificio de Cristo

Ofrenda por las trasgresiones y ofrenda por el pecado

Perdón y liberación

Ofrenda de paz y reconciliación

Liberación

Hecho maldición por nosotros

Dos aspectos de la santificación

La Cruz entre el mundo y nosotros

La cabeza aplastada de la serpiente

El grano de trigo

Vivificado en espíritu

Sepultado

Primogénito

Declarado Hijo de Dios por la resurrección

Cristo, nuestra justificación y santificación, por la resurrección

Regeneración y nuevo nacimiento

Regeneración y renovación

Renovaos en el espíritu de vuestra mente

Transformación por la renovación

Recapitulación pro configuración

Conformación a Cristo

Vivificación y glorificación del cuerpo

La Vida de Jesús en nuestros cuerpos mortales

Adopción, transformación, resurrección y glorificación de nuestros cuerpos

Ekklessía

Cristo magnificado en el cuerpo

Colofón

Bibliografía de "Edificación"

ANTICIPACION PROFETICA MESIANICA

LINAJE MESIANICO

EL CUMPLIMIENTO DEL TIEMPO

ISAGOGIA DE QOHELET

 


     
 

SOBRE ESTA ROCA


A esta altura de nuestro esquema, quepa ya el momento de volver a considerar aquel importante pasaje de Mateo 16:13-20, donde el Señor mismo revela sobre qué Roca iba a edificar su Iglesia.

Tratándose nuestro estudio acerca de "los fundamentos", conviene ahora, después de lo ya expuesto, considerar el importante pasaje de la roca.

En Cesarea de Filipo, Jesús introdujo entre sus discípulos una solemne conversación acerca de Sí mismo; el tema era sobre Su identidad.

Jesús deseaba a propósito que se manifestase el punto hasta el cual los suyos y los hombres habían logrado identificarle. Su identificación, el conocimiento de Él, era el contexto preparado adrede por Jesús, pues estaba a punto de hacer una de las declaraciones más trascendentales para la Iglesia: acerca de la Roca sobre la que Él iba a edificarla.

Entonces Simón bar-Jonás, ante la pregunta de Jesús acerca de quien decían los hombres y ellos que era Él, respondió solemne y acertadamente: "16Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente"; a lo cual Jesús le respondió: "17Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. 18Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella". Las puertas del Hades no prevalecerían, pues, sobre la Iglesia de Cristo fundada sobre la Roca. ¿Cuál Roca?

Cuando Simón bar-Jonás identificó y confesó a Jesús de Nazareth como el Cristo, el Hijo de Dios, el Señor le llamó bienaventurado por esta razón; llamándole ahora a Simón, en arameo, Cefas; es decir, piedra, Pedro, en griego. Simón bar-Jonás fue convertido en Pedro, un hombre común convertido en "piedra", cuando gracias a la revelación divina pudo conocer a Jesús como el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Esto le hizo bienaventurado. Entonces Jesús añadió: "sobre esta roca edificaré mi iglesia".

El Señor no le dijo a Pedro: "sobre ti edificaré mi Iglesia", sino que dijo: "sobre esta roca". Usó con Pedro la segunda persona, "tú", pero ahora, hablándole a él, usa la tercera: ésta roca, refiriéndose a aquella sobre la que edificaría. No habló, pues, precisamente de Pedro, sino de aquello que acababa de declarar a Pedro, a saber:

"Bienaventurado... porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos”. ¡Esa es, pues, la Roca! El Hijo del Dios viviente confesado por directa revelación divina; Jesús reconocido espiritualmente como el Cristo, Hijo del Dios viviente. Tal revelación de Cristo confesada, hace bienaventurada piedra viva para ser edificada en Él, a quien la reciba directamente de Dios; pues ¿qué puede prevalecer contra aquello que Dios mismo ha establecido? Dios nos establece revelándonos a Su Hijo para que le confesemos. "No te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos", pues también: "Nadie conoce al Hijo sino el Padre" (Mt. 3:27), y ninguno puede venir al Hijo para ser salvo y edificado, si el Padre que envió a Cristo, no lo trajese (Jn. 6:44,45, 65). Debe, pues, sernos dado directamente del Padre el conocer a Cristo; conociendo al cual, conocemos al único Dios; conocimiento tal que es la vida eterna (Jn. 17:3). Cristo siéndonos revelado directamente del Padre y confesado con la boca desde el corazón, ¡es la Roca sobre la que el Señor edifica a Su Iglesia! Su Persona (Jesús, Hijo de Dios), Su obra y Su doctrina (la del Cristo) deben sernos enseñadas directamente de Dios para que podamos ser edificados. Sin tal conocimiento espiritual del Señor Jesucristo es imposible el nuevo nacimiento, el crecimiento y la madurez cristianos. Tan sólo participando de tan bienaventurada revelación divina somos asentados sobre la realidad del Reino de los cielos.

Todo lo que no plantó el Padre celestial será desarraigado (Mt. 15:13), pero "arraigados y sobreedificados'' en Jesucristo, andaremos y seremos confirmados en Él (Col. 2:7). En Cristo somos, pues, sobreedificados. A éstos, el mismo apóstol Pedro también llama "piedras vivas" de la casa espiritual de Dios (1 Pe. 2:4,5). Somos hechos "piedras vivas" para ser sobreedificados en Cristo, de la misma manera como fue hecho "piedra" Simón bar-Jonás: concediéndosenos confesar al Hijo revelado. Nadie puede llamar a Jesús "Señor" sino por el Espíritu Santo, mas quien creyendo lo confiese invocándole, será salvo (1 Co.12:3; Ro. 10:9).

Tal revelación del Hijo que Pedro confesó, le abrió las puertas del Reino de los cielos; por eso Jesús le dijo: "19Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y lo que atares sobre la tierra habrá sido atado en el cielo; y lo que desatares en la tierra habrá sido desatado en los cielos”. En el texto griego, el enfático y exclusivista “y a ti daré las llaves...", no aparece; sino que simplemente dice: "doso soi" [δώσω σοι] (dare-te), o sea, apenas: "te daré las llaves". Tampoco en el texto griego aparece el futuro perfecto "será atado" o “será desatado" en los cielos, sino que dice: "estai dedeménon" [εσται δεδεμένον] (habrá sido atado), lo mismo que dice: "estai leleménon" [εσται λελυμένον] (habrá sido desatado); es decir, que el cielo habrá atado o desatado aquello que revele para hacerse así en la tierra. Esta aseveración a Pedro por parte de Jesús, fue también hecha a la Iglesia por el Señor según Mateo 18:18; no es, pues, exclusiva de Pedro. La iglesia local debe, pues, operar según le haya sido revelado del cielo, atando y desatando en la tierra lo que ya "estai dedeménon" (habrá sido atado), o lo que "estai leleménon" (habrá sido desatado) en el cielo. Vemos, pues, así a la iglesia, y a cada miembro suyo en particular, operando bajo la directa gobernación de la cabeza celestial. Por eso es tan imprescindible la bendita y bienaventurada revelación del Hijo. Dios habla en los postreros días por el Hijo (He. l:1,2). Las riendas de la Iglesia siguen, pues, tan sólo en las manos de Aquel que está sentado a la diestra del Padre esperando que todos sus enemigos le sean puestos por estrado de sus pies. La autoridad radica, pues, en la revelación divina por parte del Padre de la cabeza única del cuerpo, Cristo Jesús. Cristo reina en el reino de la verdad, sin la violencia de la espada, como enseñó a Pilato (Jn. 18:36,37), y los que son de la verdad oyen Su voz (1 Jn. 4:6). "A él oíd" ordenó el Padre (Mt. 17:5). La espada la tiene el Estado para los transgresores, y estará en la boca de Cristo en su segunda venida.

Desde la gloria el Señor mismo constituye apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros, revelándose a ellos para que puedan ministrarle espiritualmente al pueblo como ministros competentes del pacto del Espíritu (Ef. 4:10-16; 2 Co. 3:2-12; 3:17,18; 4:1-6).

El diablo entretanto ha sembrado la cizaña, la cual junto con el trigo
debe crecer hasta el día de la siega (Mt. 13:24-30, 36-43). No obstante, toda planta no plantada por el Padre será desarraigada en su hora; mientras tanto se nos enseña a hacer el reconocimiento por los frutos (Mt. 7:15-20); conocimiento según el Espíritu (2 Co. 5:16).

El que no haya nacido, pues, del agua y del Espíritu, regenerado por un nuevo nacimiento, no podrá ver el Reino de Dios ni entrar a él (Jn. 3:3,5), pues el hombre natural no percibe las cosas del Espíritu de Dios que no puede entender, pues es preciso discernirlas espiritualmente (1 Co. 2:10-16). El nuevo nacimiento acontece cuando recibimos al Hijo y confesamos la revelación del Hijo identificándonos con Él, que ha de formarse en nosotros de gloria en gloria hasta el pleno conocimiento de Dios en la estatura de Cristo.

Tan sólo el Espíritu vivifica (Jn. 6:63), y el fortalecimiento espiritual del hombre nuevo interior que es el único que rinde frutos eficaces para Dios, deber ser la prioridad, y es lo verdaderamente valioso.

Todo lo demás, lo que haya nacido de la carne y que haya sido operado en virtudes meramente naturales, es reprobado, ya que no soporta la prueba del fuego, y por lo tanto no puede formar parte del edificio o casa espiritual de Dios (Jn. 3:6; 1 Co. 3:11-15; 15:50; Ef. 2:18-22; 1 Pe. 2:5). La Iglesia es columna de una verdad que es realidad espiritual evidente por sus frutos, lo cual tan sólo brota de la suministración del Espíritu por la revelación divina del Hijo. Sobre esta Roca edifica, pues, Cristo a Su Iglesia, de manera que las puertas del Hades son neutralizadas y derrotadas por la virtud del Cristo resucitado que vive en cada miembro de Su cuerpo místico iluminándolo y fortaleciéndolo.

El verdadero magisterio es, pues, tan sólo aquel que ministra de, en y por el Espíritu Santo y para la gloria de Dios, pues la competencia del ministerio consiste en la ministración eficaz de vida por el Espíritu (2 Co. 3), lo cual es, pues, lo único que, como decíamos, rinde evidentes frutos eficaces para Dios, reconciliándole efectivamente todas las cosas, en la realidad, y no meramente en huecas apariencias. Se nos exhorta, pues, a guardarnos de los lobos vestidos de ovejas, personas que apenas tienen apariencia de piedad, pero cuya eficacia les es extraña, pues que en su interior apenas hay rapacidad. Esta rapacidad se manifiesta en el negocio de la religión organizada carnalmente, que se ornamenta exteriormente y se autoexalta con títulos altisonantes, como pretexto para su avaricia y vanagloria. Se nos exhorta, pues, a seguir la fe, la paz, la santidad, la justicia y el amor, con los de corazón limpio que invocan al Señor, conocidos por sus frutos (Mt. 7:15-20; 23:1-36; 2 Ti. 3:1-9; 2:22).

"Conoce el Señor a los que son suyos; y: apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo" (2 Ti. 2:19); he allí el sello que auténtica el firme fundamento de Dios; para esto, verdaderamente "nihil obstat".

ein Bild

 
 

Hoy habia 188049 visiteurs¡Aqui en esta página!