EL PARTIMIENTO DEL PAN

   
 


 

 

Home

Contacto

Libro de visitantes

enlaces

estadístiks

Noticias

Galería

la coinherencia

BREVE COMPENDIO BAUTISMAL CRISTIANO

PARA USTED MISMO / lo mínimo que quisiera decirle a todo ser humano

FUNDAMENTOS

IDENTIFICANDO PRIORIDADES

La Iglesia edificada sobre Cristo revelado y confesado

EL FUNDAMENTO PUESTO

LA PERSONA

la voluntad, función del alma

LA OBRA

LAS FIESTAS SOLEMNES

LA DOCTRINA

PASCUA: CRISTO CRUCIFICADO

ÁZIMOS: CRISTO COMULGADO

PRIMICIAS: CRISTO RESUCITADO

PENTECOSTÉS: CRISTO GLORIFICADO

TROMPETAS: CRISTO ANUNCIADO

EXPIACIÓN: CRISTO ABOGADO

TABERNÁCULOS: CRISTO ESPERADO

LOS PRIMEROS RUDIMENTOS

ARREPENTIMIENTO

FE EN DIOS

DOCTRINA DE BAUTISMOS

IMPOSICIÓN DE MANOS

RESURRECCIÓN DE MUERTOS

JUICIO ETERNO

EL REINO DE LOS CIELOS SE HA ACERCADO

LA REGLA

SOBRE ESTA ROCA

EL SELLO DEL FIRME FUNDAMENTO DE DIOS

LA UNIDAD DEL ESPÍRITU

UN CUERPO

UN ESPÍRITU

UNA MISMA ESPERANZA

UN SEÑOR

UNA FE

UN BAUTISMO

UN DIOS Y PADRE

EL FUNDAMENTO DE LOS APÓSTOLES Y PROFETAS

LAS IGLESIAS DE LOS SANTOS

LA DOCTRINA DE LOS APÓSTOLES

LA COMUNIÓN UNOS CON OTROS

EL PARTIMIENTO DEL PAN

LAS ORACIONES

EL PROPÓSITO DE DIOS

TRATADILLOS

EL BUEN DEPÓSITO

DEL REPOSO CRISTIANO

LIBERTAD Y CONSIDERACIÓN

OPÚSCULO DE CRISTOLOGÍA

LA IMPORTANCIA DE CONOCER A CRISTO

LA PROMESA DE CONOCERLE

LA MANERA DE CONOCERLE

LA HISTORICIDAD DE CRISTO

TIPOLOGÍA DE CRISTO

PROFECÍAS ACERCA DE CRISTO

LA SABIDURÍA DE DIOS

INTRODUCCIÓN ACERCA DEL VERBO DE DIOS

LA EXPRESIÓN DE DIOS

LA PRE-EXISTENCIA DEL VERBO

LA COEXISTENCIA DEL VERBO CON DIOS

LA DIVINIDAD DEL VERBO

EL ÁNGEL DE YAHVEH

LA ENCARNACIÓN DEL VERBO

SU CONCEPCIÓN VIRGINAL, SU VIDA SIN PECADO Y SU MUERTE EXPIATORIA

SU COMPLETA RESURRECCIÓN, ASCENCIÓN, OPERACIÓN Y REGRESO

MONOTEISMO JUDAICO

DE 1ª JUAN 5:7

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (1)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (2)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (3)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (4)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (1)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (2)

CARTA ACERCA DE LOS "SOLO JESÚS"

la preeminencia del Arca del Pacto

panorámica bíblica

panorámica de Cristo como centralidad (aspecto objetivo)

(aspecto subjetivo)

la confesión divina

Cristo como Verbo

Trinidad de personas en el Único Dios

confesión divina de Su misma pluralidad en unidad

destello divino en la tierra desde la eternidad

la encarnación del Verbo de Dios

Tipología festal

Áreas básicas de la revelación divina

SEFER YAH / alef / destello divino en la tierra desde la eternidad

Puntos cruciales de la teología histórica

Puntos cruciales de la teología apologética

Puntos cruciales de la Teología Propia

Puntos cruciales de la Divina Teleología

Puntos cruciales de la Cosmología Bíblica

De los límites de la Cosmogonía

Puntos cruciales de la Angelología Bíblica

Puntos cruciales de la Antropología Bíblica

Puntos cruciales de la Hamartiología Bíblica

Puntos cruciales de la Cristología Bíblica

Puntos cruciales de la Pneumatología Bíblica

Fenomenología Pneumática

Puntos cruciales de la Soteriología Bíblica

EN TORNO A COSAS DE ECLESIOLOGÍA BÍBLICA

Puntos cruciales de la Escatología Bíblica

TANATOLOGÍA

Conceptos acerca de ciencias auxiliares de la Biblia

Contenidos paulinos de la escuela de la obra cristiana

De la Teología Natural

De la transición de la revelación general a la especial

Del lugar de la Bibliología

De la Teología Exegética y Bíblica

De la teología dogmática y sistemática

De la teología histórica

De la teología apologética

De la teología mística

De la teología especulativa

De la teología política

Del hilo central y unitivo de la revelación divina que es la economía de Dios

EDIFICACIÓN

Todo el consejo de Dios

La suma de la Palabra

Piedad y conocimiento de la verdad

Consulta y tropiezo

Sobre el altar

Grosura de corazón y entendimiento

Oikonomía

Revelación

El Espíritu revela el Misterio de Cristo

Salvos para el propósito de la voluntan divina

Edificación de Dios en vez de heterodidascalías

Conocer según el Espíritu

Administración delegada

Beneplácito divino

Encabezamiento crístico

Evangelio, economía y propósito

Economía e Iglesia

La pregunta por la administración

En qué consiste la economía divina

Dios, gracia y misterios

El Ungido

Dispensarse del mismo Dios Trino

Ecónomos

3 clases de ecónomos

Objeto de la administración

Ministerio del Nuevo Pacto

Para la obra del ministerio de la edificación del cuerpo

Vida y edificación

Pareja

Elementos primordiales

Nuestro disfrute

Alimento de vida

Bebida y respiración

Nutridos

Aliento

Gracia, amor y comunión

Jesucristo y gracia a nuestro espíritu

El Padre revelado por el Hijo

Dispensarse divino al hombre redimido corporativo

Co-existencia del Verbo Divino con Dios

El Hijo Creador, Sustentador, Redentor y Señor

La Persona de la Sabiduría Divina

La mente, función del alma

La emoción, función del alma

La revelación escrita

Forma y substancia

Guardar el buen depósito evitando la gnosis

Lo que habéis oído desde el principio

Candelabro y depósito

El misterio de La Fe que una vez fue dada a los santos

Aquella fe que iba a ser revelada

Acuérdate

Distintas clases de emociones del alma

Constitución tripartita del hombre

Antropología y hamartiología del espíritu humano

El espíritu y el alma humanos tras la caída

Carne y naturaleza pecaminosa

Hamartiología

Las trasgresiones y el pecado

La ley del pecado en mis miembros

Triplicidad

Cristología y soteriología

Cristología, soteriología y pneumatología

Encarnación del Verbo Divino

Kenósis y concepción virginal

Desarrollo humano del Verbo de Dios

Vivir humano santificante y perfeccionante del Hijo

Tentado en todo, pero sin pecado

En semejanza de carne de pecado

Preámbulo a la soteriología

Introducción a los variados aspectos del sacrificio de Cristo

Ofrenda por las trasgresiones y ofrenda por el pecado

Perdón y liberación

Ofrenda de paz y reconciliación

Liberación

Hecho maldición por nosotros

Dos aspectos de la santificación

La Cruz entre el mundo y nosotros

La cabeza aplastada de la serpiente

El grano de trigo

Vivificado en espíritu

Sepultado

Primogénito

Declarado Hijo de Dios por la resurrección

Cristo, nuestra justificación y santificación, por la resurrección

Regeneración y nuevo nacimiento

Regeneración y renovación

Renovaos en el espíritu de vuestra mente

Transformación por la renovación

Recapitulación pro configuración

Conformación a Cristo

Vivificación y glorificación del cuerpo

La Vida de Jesús en nuestros cuerpos mortales

Adopción, transformación, resurrección y glorificación de nuestros cuerpos

Ekklessía

Cristo magnificado en el cuerpo

Colofón

Bibliografía de "Edificación"

ANTICIPACION PROFETICA MESIANICA

LINAJE MESIANICO

EL CUMPLIMIENTO DEL TIEMPO

ISAGOGIA DE QOHELET

 


     
 

EL PARTIMIENTO DEL PAN


La iglesia local debe, pues, perseverar también en el partimiento del pan; el Señor Jesús ordenó que lo hiciéramos en memoria de Él. La noche en que fue entregado tomó pan bendiciéndolo y habiendo dado gracias lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: "Tomad, comed, esto es mi cuerpo que por vosotros es dado (o partido). Haced esto en memoria de mí" (Mt. 26:27; Mr. 14:22; Lc. 22:19;1 Co. 11:24).

Después de cenar, tomó también la copa y habiendo dado gracias les dijo: "Bebed de ella todos; porque esta es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre que por vosotros se derrama. Haced esto todas, las veces que la bebiereis en memoria de mí" (Mt. 26:27,28; Mr. 14:24; Lc. 22:20; 1 Co. 11:25).

Desde sus comienzos los cristianos perseveraron entonces en el partimiento del pan, acerca de lo cual escribía Pablo: "La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?'' (l Co. l0:16).

El Señor quiere, pues, que todos hagamos aquello en memoria de Él; todos debemos partir el pan, todos debemos bendecir la copa, y todos debemos beber de ella en su memoria y además dignamente y con discernimiento.

El pan que partimos y la copa que bendecimos, en memoria de Cristo, es la comunión de Su cuerpo y de Su sangre, como lo indica Pablo en 1 Corintios 10:16. En efecto, el Señor Jesús había ya dicho antes:

"47El que cree en mí, tiene vida eterna. 48Yo soy el pan de vida.

49Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron.

50Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de él come, no muera. 51Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.../... 53De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. 54El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

55Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. 56El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él. 57Como me envió el Padre viviente y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mi. 58Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, (en el desierto) y murieron; el que come de este pan vivirá eternamente" (Jn. 6:47-51,53-58).

Y puesto que sus discípulos dijeron que era dura tal palabra, y ¿quién la podría oír? Entonces Jesús añadió respecto de sus afirmaciones: "El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida" (Jn. 6:63). Sus palabras son, pues, "espíritu y vida" y debemos comer de Él "asimismo" como el Padre viviente le envió a Él, y Él vivió por el Padre (v. 57).

Con ese mismo sentir, como de quien se entrega a Sí mismo para ser la vida sustentatriz, fue que el Señor tomó el pan bendecido y repartiéndoselos les dijo: "Esto es mi cuerpo", y luego: "Esta es mi sangre". Lo que debemos entender es que Cristo mismo se nos dio por sustento para que al asimilarlo vivamos por Él con vida eterna, para la resurrección también de nuestros cuerpos en el día postrero.

En el Hijo de Dios está la vida, y Su resurrección y glorificación es nuestra, pues participamos de Él, siendo carne de Su carne y hueso de Sus huesos. Por eso al partir el pan en memoria suya, debemos recibirlo de la misma manera como lo recibieron sus apóstoles en aquella mesa, pues participamos de esa misma mesa y en el mismo Espíritu; es como si aquella ocasión se prolongase hasta hoy al hacerlo en Su memoria; de manera que lo hacemos como Él, ya que Él mismo dijo: "haced esto”; y ese "esto" es, pues, lo mismo. Es por esa razón que al comer "el pan" y al beber de "la copa", debemos hacerlo dignamente discerniendo el cuerpo del Señor (1 Co. 11:27-32).

El "partimiento del pan" es, pues, por una parte, un memorial de Él y de Su sacrificio. Por otra parte, es también un anuncio de tal sacrificio hasta Su regreso, como dice Pablo: “Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga" (1 Co. 1l:26). Memorial, anuncio, y entonces además, el partimiento del pan es también "la comunión del cuerpo de Cristo", así como la copa de bendición es "la comunión de la sangre de Cristo" (1 Co. 10:16).

Comer "el pan" y beber de "la copa" discerniendo el Cuerpo del Señor, es hacerlo "asimismo" como el Hijo enviado vivió por el Padre viviente (Jn. 6:57). Es por eso que comer "el pan" y beber de "la copa" del Señor indignamente hace culpable de sacrilegio; sí, hace culpable al sacrílego no apenas del "pan" y de la "copa", sino culpable del "Cuerpo" y de la "Sangre" del Señor.

En esta comunión del Cuerpo, verdadera comida, y de la Sangre, verdadera bebida, nosotros no sólo recordamos Su sacrificio, ni tan sólo apenas lo anunciamos, sino que además participamos de los efectos de ese Santísimo Sacrificio hecho en la cruz una vez para siempre. Por la fe, nosotros aplicamos hoy a nuestro favor la validez de aquel sacrificio de la cruz, y en el momento de partir el pan, consumamos demostradamente nuestra participación con el Cristo real sacrificado y resucitado que regresará. La "comunión del Cuerpo" es, pues, la participación íntima, verdadera, real y profunda, cual perfectamente uno, con Cristo; sí, con la Cabeza y los miembros.

Jesús es la Cabeza y la Iglesia sus miembros. Jesús y la Iglesia somos el Cuerpo de Cristo, un solo y nuevo hombre. Por ello el pan es "uno sólo", y la mesa es la "del Señor".

Discernir el cuerpo implica también, pues, recibir en Cristo a todos los que Cristo ha recibido, pues a la "mesa de Él" se sientan todos los suyos. No podemos entonces excluir de Su mesa a ninguno de los suyos, a quienes Él sí ha recibido, pues entonces estaríamos haciendo "otra" mesa, "'nuestra" mesa, y no "la de Él". Aquello sería herejía.

Discernir es ver detrás de las apariencias; a nadie, ni a Cristo, conocemos según la carne (2 Co. 5:16). La nuestra es una comunión verdadera con Cristo y la Iglesia, en la nueva creación, también manifiesta en el amor y en el anuncio, para que por nuestra unidad en Dios, el mundo vea y crea.

Un aspecto más. Puesto que el partimiento del pan, además de memorial y anuncio, es la comunión del Cuerpo, tal comunión es una alianza donde también nosotros, por medio de Jesucristo, y al participar de los beneficios de Su sacrificio, entonces nos ofrecemos en sacrificio, y ministramos por Él al Padre, sacrificios espirituales. Tal aspecto sacrificial inclúyese también, pues, en la alianza. Está escrito: "Vosotros también como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo" (1 Pe. 2:5). Por medio de Jesucristo, cuya alianza celebrarnos en el partimiento del pan, ofrezcamos, pues, a Dios sacrificios espirituales aceptables. Y son aceptables tales sacrificios espirituales precisamente por hacerse en virtud de Jesucristo; es decir, estrechamente ligados al sacrificio suyo.

Por ello también la carta a los Hebreos nos habla de que "15Ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre. 16Y de hacer el bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios" (He. 13:15,16). Se nos habla aquí del sacrificio de alabanza y del sacrificio de la ayuda mutua (renunciando para dar); sacrificios tales hechos por medio de Jesucristo.

El Sacrificio de Cristo, hecho una vez para siempre, que recordamos, anunciamos, y del que participamos consumadamente en el partimiento del pan dignamente, la alianza, es también el contenido que posibilita nuestros sacrificios espirituales a Dios, tales como la confesión de Su Nombre y la alabanza, la ayuda mutua, el sostén misionero (Fil. 4:18), y la consagración personal (Ro. 12:1).

ein Bild

 
 

Hoy habia 188049 visiteurs¡Aqui en esta página!