PENTECOSTÉS: CRISTO GLORIFICADO

   
 


 

 

Home

Contacto

Libro de visitantes

enlaces

estadístiks

Noticias

Galería

la coinherencia

BREVE COMPENDIO BAUTISMAL CRISTIANO

PARA USTED MISMO / lo mínimo que quisiera decirle a todo ser humano

FUNDAMENTOS

IDENTIFICANDO PRIORIDADES

La Iglesia edificada sobre Cristo revelado y confesado

EL FUNDAMENTO PUESTO

LA PERSONA

la voluntad, función del alma

LA OBRA

LAS FIESTAS SOLEMNES

LA DOCTRINA

PASCUA: CRISTO CRUCIFICADO

ÁZIMOS: CRISTO COMULGADO

PRIMICIAS: CRISTO RESUCITADO

PENTECOSTÉS: CRISTO GLORIFICADO

TROMPETAS: CRISTO ANUNCIADO

EXPIACIÓN: CRISTO ABOGADO

TABERNÁCULOS: CRISTO ESPERADO

LOS PRIMEROS RUDIMENTOS

ARREPENTIMIENTO

FE EN DIOS

DOCTRINA DE BAUTISMOS

IMPOSICIÓN DE MANOS

RESURRECCIÓN DE MUERTOS

JUICIO ETERNO

EL REINO DE LOS CIELOS SE HA ACERCADO

LA REGLA

SOBRE ESTA ROCA

EL SELLO DEL FIRME FUNDAMENTO DE DIOS

LA UNIDAD DEL ESPÍRITU

UN CUERPO

UN ESPÍRITU

UNA MISMA ESPERANZA

UN SEÑOR

UNA FE

UN BAUTISMO

UN DIOS Y PADRE

EL FUNDAMENTO DE LOS APÓSTOLES Y PROFETAS

LAS IGLESIAS DE LOS SANTOS

LA DOCTRINA DE LOS APÓSTOLES

LA COMUNIÓN UNOS CON OTROS

EL PARTIMIENTO DEL PAN

LAS ORACIONES

EL PROPÓSITO DE DIOS

TRATADILLOS

EL BUEN DEPÓSITO

DEL REPOSO CRISTIANO

LIBERTAD Y CONSIDERACIÓN

OPÚSCULO DE CRISTOLOGÍA

LA IMPORTANCIA DE CONOCER A CRISTO

LA PROMESA DE CONOCERLE

LA MANERA DE CONOCERLE

LA HISTORICIDAD DE CRISTO

TIPOLOGÍA DE CRISTO

PROFECÍAS ACERCA DE CRISTO

LA SABIDURÍA DE DIOS

INTRODUCCIÓN ACERCA DEL VERBO DE DIOS

LA EXPRESIÓN DE DIOS

LA PRE-EXISTENCIA DEL VERBO

LA COEXISTENCIA DEL VERBO CON DIOS

LA DIVINIDAD DEL VERBO

EL ÁNGEL DE YAHVEH

LA ENCARNACIÓN DEL VERBO

SU CONCEPCIÓN VIRGINAL, SU VIDA SIN PECADO Y SU MUERTE EXPIATORIA

SU COMPLETA RESURRECCIÓN, ASCENCIÓN, OPERACIÓN Y REGRESO

MONOTEISMO JUDAICO

DE 1ª JUAN 5:7

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (1)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (2)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (3)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (4)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (1)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (2)

CARTA ACERCA DE LOS "SOLO JESÚS"

la preeminencia del Arca del Pacto

panorámica bíblica

panorámica de Cristo como centralidad (aspecto objetivo)

(aspecto subjetivo)

la confesión divina

Cristo como Verbo

Trinidad de personas en el Único Dios

confesión divina de Su misma pluralidad en unidad

destello divino en la tierra desde la eternidad

la encarnación del Verbo de Dios

Tipología festal

Áreas básicas de la revelación divina

SEFER YAH / alef / destello divino en la tierra desde la eternidad

Puntos cruciales de la teología histórica

Puntos cruciales de la teología apologética

Puntos cruciales de la Teología Propia

Puntos cruciales de la Divina Teleología

Puntos cruciales de la Cosmología Bíblica

De los límites de la Cosmogonía

Puntos cruciales de la Angelología Bíblica

Puntos cruciales de la Antropología Bíblica

Puntos cruciales de la Hamartiología Bíblica

Puntos cruciales de la Cristología Bíblica

Puntos cruciales de la Pneumatología Bíblica

Fenomenología Pneumática

Puntos cruciales de la Soteriología Bíblica

EN TORNO A COSAS DE ECLESIOLOGÍA BÍBLICA

Puntos cruciales de la Escatología Bíblica

TANATOLOGÍA

Conceptos acerca de ciencias auxiliares de la Biblia

Contenidos paulinos de la escuela de la obra cristiana

De la Teología Natural

De la transición de la revelación general a la especial

Del lugar de la Bibliología

De la Teología Exegética y Bíblica

De la teología dogmática y sistemática

De la teología histórica

De la teología apologética

De la teología mística

De la teología especulativa

De la teología política

Del hilo central y unitivo de la revelación divina que es la economía de Dios

EDIFICACIÓN

Todo el consejo de Dios

La suma de la Palabra

Piedad y conocimiento de la verdad

Consulta y tropiezo

Sobre el altar

Grosura de corazón y entendimiento

Oikonomía

Revelación

El Espíritu revela el Misterio de Cristo

Salvos para el propósito de la voluntan divina

Edificación de Dios en vez de heterodidascalías

Conocer según el Espíritu

Administración delegada

Beneplácito divino

Encabezamiento crístico

Evangelio, economía y propósito

Economía e Iglesia

La pregunta por la administración

En qué consiste la economía divina

Dios, gracia y misterios

El Ungido

Dispensarse del mismo Dios Trino

Ecónomos

3 clases de ecónomos

Objeto de la administración

Ministerio del Nuevo Pacto

Para la obra del ministerio de la edificación del cuerpo

Vida y edificación

Pareja

Elementos primordiales

Nuestro disfrute

Alimento de vida

Bebida y respiración

Nutridos

Aliento

Gracia, amor y comunión

Jesucristo y gracia a nuestro espíritu

El Padre revelado por el Hijo

Dispensarse divino al hombre redimido corporativo

Co-existencia del Verbo Divino con Dios

El Hijo Creador, Sustentador, Redentor y Señor

La Persona de la Sabiduría Divina

La mente, función del alma

La emoción, función del alma

La revelación escrita

Forma y substancia

Guardar el buen depósito evitando la gnosis

Lo que habéis oído desde el principio

Candelabro y depósito

El misterio de La Fe que una vez fue dada a los santos

Aquella fe que iba a ser revelada

Acuérdate

Distintas clases de emociones del alma

Constitución tripartita del hombre

Antropología y hamartiología del espíritu humano

El espíritu y el alma humanos tras la caída

Carne y naturaleza pecaminosa

Hamartiología

Las trasgresiones y el pecado

La ley del pecado en mis miembros

Triplicidad

Cristología y soteriología

Cristología, soteriología y pneumatología

Encarnación del Verbo Divino

Kenósis y concepción virginal

Desarrollo humano del Verbo de Dios

Vivir humano santificante y perfeccionante del Hijo

Tentado en todo, pero sin pecado

En semejanza de carne de pecado

Preámbulo a la soteriología

Introducción a los variados aspectos del sacrificio de Cristo

Ofrenda por las trasgresiones y ofrenda por el pecado

Perdón y liberación

Ofrenda de paz y reconciliación

Liberación

Hecho maldición por nosotros

Dos aspectos de la santificación

La Cruz entre el mundo y nosotros

La cabeza aplastada de la serpiente

El grano de trigo

Vivificado en espíritu

Sepultado

Primogénito

Declarado Hijo de Dios por la resurrección

Cristo, nuestra justificación y santificación, por la resurrección

Regeneración y nuevo nacimiento

Regeneración y renovación

Renovaos en el espíritu de vuestra mente

Transformación por la renovación

Recapitulación pro configuración

Conformación a Cristo

Vivificación y glorificación del cuerpo

La Vida de Jesús en nuestros cuerpos mortales

Adopción, transformación, resurrección y glorificación de nuestros cuerpos

Ekklessía

Cristo magnificado en el cuerpo

Colofón

Bibliografía de "Edificación"

ANTICIPACION PROFETICA MESIANICA

LINAJE MESIANICO

EL CUMPLIMIENTO DEL TIEMPO

ISAGOGIA DE QOHELET

 


     
 

PENTECOSTÉS: CRISTO GLORIFICADO


Juan 7:37-39 nos refiere: "37En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso de pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. 38El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. 39Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado”.

De manera que era necesario que el Señor Jesús fuese glorificado para que el Espíritu Santo pudiese ser derramado sobre toda carne. Y efectivamente, como dijo el apóstol Pedro: "32A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. 33Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís" (Hch. 2:32-33), y en seguida les extiende a los presentes, a sus hijos, a todos los que están lejos y a cuantos el Señor nuestro Dios llamare, el importante anuncio de la promesa divina: el don del Espíritu Santo, para que todo aquel que creyendo en el Señor Jesucristo como el Hijo de Dios, Señor y Cristo, le reciba arrepintiéndose y bautizándose (Hch. 2:38,39). Es por eso que el Señor Jesús dijo:

"7Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuere, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. 8Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. 9De pecado, por cuanto no creen en mí; 10de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; 11y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado. 12Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. 13Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. 14Él me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. 15Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber" (Jn. 16:7b-15).

Así que es de fundamental importancia, ya que Jesús fue glorificado, beber de Su Espíritu Santo derramado, pues aun cosas que Jesús no habló claramente a los discípulos mientras estuvo en la tierra, prometió comunicarnos a través de Su Santo Espíritu; y lo hizo en la revelación dada por medio de sus apóstoles, según consta y se conforma en el Nuevo Testamento; pacto cuya vida íntima nos es comunicada en la virtud del Espíritu que nos es dado para conocer lo profundo de Dios y lo que nos ha concedido (1 Co. 2:7-16).

Jesús se iba, pero eso nos convenía, pues así, tras su glorificación, vendría el Espíritu Santo a tomar Su lugar dentro de cada uno de sus hijos. Dios está, pues, muy interesado en que seamos y permanezcamos llenos de Su Santo Espíritu, pues es solamente por Su operación que llegamos a entender y a ser partícipes de la obra de Dios por Cristo. El don del Espíritu Santo es algo más que perdón y liberación; es vida y unción. La fiesta de Pentecostés, en cuyo día descendió como un viento recio el Espíritu de Dios para capacitar a la Iglesia, nos señala este sobresaliente aspecto de la obra de Cristo: Derramar, por Él, del Padre, al Espíritu Santo, disponible para toda carne; es decir, dado a cualquier ser humano que lo solicite y por la fe lo reciba obedeciendo, de modo que confiadamente pueda contar con Él, en todo lo que requiere el camino de la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Dios quiere, pues, que sepamos, y nos lo señala con Pentecostés, que Su Hijo ha sido glorificado, hecho Señor y Cristo, por lo cual ya no hace falta nada para que Su Espíritu opere en nosotros Su redención; es decir, que ahora la plenitud de Su victoria puede ya sernos participada. El Hijo, que vino en el nombre del Padre, ya murió por nosotros, y después de ser sepultado resucitó corporalmente al tercer día en incorrupción; entonces ascendió para ser glorificado, y por Su intermediación, obtener para nosotros la in-habitación de Dios, cuya vida nos restaura y nos devuelve a Su imagen y semejanza profanada con la caída. También el Espíritu que levantó a Jesús de los muertos, vivificará nuestros cuerpos mortales (Ro. 8:11) fortaleciéndonos hoy, y resucitándonos cual a Jesús, en el día postrero, corporalmente también. El Espíritu Santo está, pues, hoy con nosotros en el nombre de Cristo, tomando Su lugar, y es fundamentalísima una estrecha relación con Él.

Por Su muerte en la cruz Cristo nos ha limpiado con Su sangre, perdonándonos, y nos ha liberado al incorporarnos en Él a la crucifixión del viejo hombre; mediante Su resurrección ha dado comienzo a una nueva creación, dentro de la cual somos regenerados; sí, justificados y santificados en Él. Pero además ha enviado Su Santo Espíritu para ungirnos y capacitarnos, y anticipar en nosotros los poderes del siglo venidero, de modo que le sirvamos hoy, cual Iglesia, en la edificación de Su Cuerpo y promoción de Su Reino. ¡Qué importante es la labor del Espíritu Santo! Al mundo convence de pecado, justicia y juicio, y lo guía al arrepentimiento; revela además el Señorío de Cristo (1 Co. 12:3) y nos participa la obra de salvación; hace morar en nosotros al Padre y al Hijo, y Él mismo nos unge para enseñamos todas las cosas y guiarnos a toda verdad, recordarnos las enseñanzas de Cristo, hacer operar Su ley espiritual de vida que nos libera del poder de la operación de la ley del pecado y de la muerte en nuestra carne y naturaleza adámica, contraponiéndole en nuestro espíritu la victoria de Cristo; nos renueva sujetando nuestros miembros a la disposición de la justicia; produce el fruto que es a la vez amor, gozo, paz, benignidad, templanza, fe, mansedumbre, bondad, verdad, justicia; y nos equipa además con dones espirituales; dirige también, en nombre de Cristo, la obra de Dios, y nos sumerge en el cuerpo de Cristo que es uno; etc., etc. (Jn. 14:15-26; Ro. 8:1-17; 6:13; Tit. 3:5,6; Gá. 5:16-25;1 Co. 12:4-11; Ef. 5:9; Hch. 8:29;10:19; 13:2,4; 15:28; 20:22; 1 Ti. 4:1; 1 Pe. 1:10-12; 1 Jn. 2:20,27; Ap. 1:10; 1 Co. 12:13). Es, pues, de capital importancia recibir de Dios por Cristo al Espíritu Santo.

El Espíritu Santo es Dios mismo; es el Espíritu de Dios que procede del Padre expirado a manera de amor pleno y personal, ejecutor; es decir, es Dios que se entrega cual persona. El Padre ama al Hijo, y el Hijo al Padre con este amor personal que es tal cual el Padre y el Hijo y subsiste eternamente en la misma divina esencia. Por el Hijo, pues, nos es derramado del Padre el Espíritu Santo para hacernos partícipes de la naturaleza divina; sí, mediante sus promesas, entre las que es capital: el don del Espíritu Santo; y no hablo tan sólo de los dones del Espíritu, sino del Espíritu mismo sin medida cual don (2 Pe. 1:4; Hch. 2:38,39). (Esto es para mucho más que tan sólo hablar en otras lenguas o profetizar; es para que conozcamos que el Hijo está en el Padre, y nosotros en el Hijo, y el Hijo en nosotros; y que el que tiene al Hijo tiene también al Padre (Jn. 14:17-20). Tenemos, pues, por Cristo entrada por un mismo Espíritu al Padre, llegando nosotros a conformar Su casa, el templo de Su plenitud, y Su familia (Ef. 2:18-22); y por la asimilación de Cristo: hueso de sus huesos y carne de su carne (Ef. 5:30,32).

Y de la misma manera como el perdón y la liberación la recibimos por fe revelada, también por esa fe se recibe al Espíritu Santo. "Esto dijo del Espíritu que habrían de recibir los que creyesen en él" (Jn. 7:39); "Para que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu Santo" (Gá. 3:14). Para Dios es importante, pues, y para nosotros, que al recibir a Cristo, confiemos además en que podemos contar con Su Espíritu Santo también; y debemos recibirlo igualmente bebiendo de Él por fe; los apóstoles solían imponer las manos después de orar por la recepción del Espíritu por los nuevos convertidos. Él prometió bautizarnos con Espíritu Santo y fuego (Hch. 1:5; 11:16). Hay, pues, para la Iglesia, además de Pascua, también Pentecostés, pues Jesús ya fue glorificado.

ein Bild


 
 

Hoy habia 188049 visiteurs¡Aqui en esta página!