EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (3)

   
 


 

 

Home

Contacto

Libro de visitantes

enlaces

estadístiks

Noticias

Galería

la coinherencia

BREVE COMPENDIO BAUTISMAL CRISTIANO

PARA USTED MISMO / lo mínimo que quisiera decirle a todo ser humano

FUNDAMENTOS

IDENTIFICANDO PRIORIDADES

La Iglesia edificada sobre Cristo revelado y confesado

EL FUNDAMENTO PUESTO

LA PERSONA

la voluntad, función del alma

LA OBRA

LAS FIESTAS SOLEMNES

LA DOCTRINA

PASCUA: CRISTO CRUCIFICADO

ÁZIMOS: CRISTO COMULGADO

PRIMICIAS: CRISTO RESUCITADO

PENTECOSTÉS: CRISTO GLORIFICADO

TROMPETAS: CRISTO ANUNCIADO

EXPIACIÓN: CRISTO ABOGADO

TABERNÁCULOS: CRISTO ESPERADO

LOS PRIMEROS RUDIMENTOS

ARREPENTIMIENTO

FE EN DIOS

DOCTRINA DE BAUTISMOS

IMPOSICIÓN DE MANOS

RESURRECCIÓN DE MUERTOS

JUICIO ETERNO

EL REINO DE LOS CIELOS SE HA ACERCADO

LA REGLA

SOBRE ESTA ROCA

EL SELLO DEL FIRME FUNDAMENTO DE DIOS

LA UNIDAD DEL ESPÍRITU

UN CUERPO

UN ESPÍRITU

UNA MISMA ESPERANZA

UN SEÑOR

UNA FE

UN BAUTISMO

UN DIOS Y PADRE

EL FUNDAMENTO DE LOS APÓSTOLES Y PROFETAS

LAS IGLESIAS DE LOS SANTOS

LA DOCTRINA DE LOS APÓSTOLES

LA COMUNIÓN UNOS CON OTROS

EL PARTIMIENTO DEL PAN

LAS ORACIONES

EL PROPÓSITO DE DIOS

TRATADILLOS

EL BUEN DEPÓSITO

DEL REPOSO CRISTIANO

LIBERTAD Y CONSIDERACIÓN

OPÚSCULO DE CRISTOLOGÍA

LA IMPORTANCIA DE CONOCER A CRISTO

LA PROMESA DE CONOCERLE

LA MANERA DE CONOCERLE

LA HISTORICIDAD DE CRISTO

TIPOLOGÍA DE CRISTO

PROFECÍAS ACERCA DE CRISTO

LA SABIDURÍA DE DIOS

INTRODUCCIÓN ACERCA DEL VERBO DE DIOS

LA EXPRESIÓN DE DIOS

LA PRE-EXISTENCIA DEL VERBO

LA COEXISTENCIA DEL VERBO CON DIOS

LA DIVINIDAD DEL VERBO

EL ÁNGEL DE YAHVEH

LA ENCARNACIÓN DEL VERBO

SU CONCEPCIÓN VIRGINAL, SU VIDA SIN PECADO Y SU MUERTE EXPIATORIA

SU COMPLETA RESURRECCIÓN, ASCENCIÓN, OPERACIÓN Y REGRESO

MONOTEISMO JUDAICO

DE 1ª JUAN 5:7

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (1)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (2)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (3)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (4)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (1)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (2)

CARTA ACERCA DE LOS "SOLO JESÚS"

la preeminencia del Arca del Pacto

panorámica bíblica

panorámica de Cristo como centralidad (aspecto objetivo)

(aspecto subjetivo)

la confesión divina

Cristo como Verbo

Trinidad de personas en el Único Dios

confesión divina de Su misma pluralidad en unidad

destello divino en la tierra desde la eternidad

la encarnación del Verbo de Dios

Tipología festal

Áreas básicas de la revelación divina

SEFER YAH / alef / destello divino en la tierra desde la eternidad

Puntos cruciales de la teología histórica

Puntos cruciales de la teología apologética

Puntos cruciales de la Teología Propia

Puntos cruciales de la Divina Teleología

Puntos cruciales de la Cosmología Bíblica

De los límites de la Cosmogonía

Puntos cruciales de la Angelología Bíblica

Puntos cruciales de la Antropología Bíblica

Puntos cruciales de la Hamartiología Bíblica

Puntos cruciales de la Cristología Bíblica

Puntos cruciales de la Pneumatología Bíblica

Fenomenología Pneumática

Puntos cruciales de la Soteriología Bíblica

EN TORNO A COSAS DE ECLESIOLOGÍA BÍBLICA

Puntos cruciales de la Escatología Bíblica

TANATOLOGÍA

Conceptos acerca de ciencias auxiliares de la Biblia

Contenidos paulinos de la escuela de la obra cristiana

De la Teología Natural

De la transición de la revelación general a la especial

Del lugar de la Bibliología

De la Teología Exegética y Bíblica

De la teología dogmática y sistemática

De la teología histórica

De la teología apologética

De la teología mística

De la teología especulativa

De la teología política

Del hilo central y unitivo de la revelación divina que es la economía de Dios

EDIFICACIÓN

Todo el consejo de Dios

La suma de la Palabra

Piedad y conocimiento de la verdad

Consulta y tropiezo

Sobre el altar

Grosura de corazón y entendimiento

Oikonomía

Revelación

El Espíritu revela el Misterio de Cristo

Salvos para el propósito de la voluntan divina

Edificación de Dios en vez de heterodidascalías

Conocer según el Espíritu

Administración delegada

Beneplácito divino

Encabezamiento crístico

Evangelio, economía y propósito

Economía e Iglesia

La pregunta por la administración

En qué consiste la economía divina

Dios, gracia y misterios

El Ungido

Dispensarse del mismo Dios Trino

Ecónomos

3 clases de ecónomos

Objeto de la administración

Ministerio del Nuevo Pacto

Para la obra del ministerio de la edificación del cuerpo

Vida y edificación

Pareja

Elementos primordiales

Nuestro disfrute

Alimento de vida

Bebida y respiración

Nutridos

Aliento

Gracia, amor y comunión

Jesucristo y gracia a nuestro espíritu

El Padre revelado por el Hijo

Dispensarse divino al hombre redimido corporativo

Co-existencia del Verbo Divino con Dios

El Hijo Creador, Sustentador, Redentor y Señor

La Persona de la Sabiduría Divina

La mente, función del alma

La emoción, función del alma

La revelación escrita

Forma y substancia

Guardar el buen depósito evitando la gnosis

Lo que habéis oído desde el principio

Candelabro y depósito

El misterio de La Fe que una vez fue dada a los santos

Aquella fe que iba a ser revelada

Acuérdate

Distintas clases de emociones del alma

Constitución tripartita del hombre

Antropología y hamartiología del espíritu humano

El espíritu y el alma humanos tras la caída

Carne y naturaleza pecaminosa

Hamartiología

Las trasgresiones y el pecado

La ley del pecado en mis miembros

Triplicidad

Cristología y soteriología

Cristología, soteriología y pneumatología

Encarnación del Verbo Divino

Kenósis y concepción virginal

Desarrollo humano del Verbo de Dios

Vivir humano santificante y perfeccionante del Hijo

Tentado en todo, pero sin pecado

En semejanza de carne de pecado

Preámbulo a la soteriología

Introducción a los variados aspectos del sacrificio de Cristo

Ofrenda por las trasgresiones y ofrenda por el pecado

Perdón y liberación

Ofrenda de paz y reconciliación

Liberación

Hecho maldición por nosotros

Dos aspectos de la santificación

La Cruz entre el mundo y nosotros

La cabeza aplastada de la serpiente

El grano de trigo

Vivificado en espíritu

Sepultado

Primogénito

Declarado Hijo de Dios por la resurrección

Cristo, nuestra justificación y santificación, por la resurrección

Regeneración y nuevo nacimiento

Regeneración y renovación

Renovaos en el espíritu de vuestra mente

Transformación por la renovación

Recapitulación pro configuración

Conformación a Cristo

Vivificación y glorificación del cuerpo

La Vida de Jesús en nuestros cuerpos mortales

Adopción, transformación, resurrección y glorificación de nuestros cuerpos

Ekklessía

Cristo magnificado en el cuerpo

Colofón

Bibliografía de "Edificación"

ANTICIPACION PROFETICA MESIANICA

LINAJE MESIANICO

EL CUMPLIMIENTO DEL TIEMPO

ISAGOGIA DE QOHELET

 


     
 

GREGORIO DE NIZA. El otro de los grandes Capodocios también fue llamado Gregorio, mas de Niza (335‑385), quien profundizó en el estudio de las relaciones del Espíritu Santo con el Hijo. Los tres Capodocios sostienen que el Espíritu Santo procede del Padre por el Hijo. Del Hijo procede inmediatamente, del Padre mediatamente.

JERÓNIMO. No obstante lo anterior, en el año 376, Jerónimo (347‑420) escribía a Dámaso, obispo de Roma, de quien fue secretario, objetando el uso de la expresión: tres hipóstasis, que, como hemos dicho, fue adoptada definitivamente 5 años después en el Primer Concilio de Constantinopla.


AGUSTÍN DE HIPONA (354‑430). Aquí A. Trapé, describien­do el libro agustiniano De la Trinidad dice: "Los aspectos más originales son: la doctrina de las relaciones, la explicación «psicológica», la doctrina sobre las propiedades personales del Espíritu Santo, que procede como amor, y la ilustración de las relaciones entre el misterio trinitario y la vida de la gracia". Escribía Agustín:

"Aunque sean cosas diversas ser Padre y ser Hijo, la substan­cia, empero, no es diversa, pues estos apelativos se dicen no según la substancia, sino según las relaciones, que no son accidentales, porque no son mudables".

La contribución de Agustín a la expresión dogmática fue impor­tante y básica para la escolástica posterior, que usó y desarrolló la doctrina de las relaciones y la explicación "psicológica" de la Trinidad, además de la teología del Espíritu Santo. He aquí la correcta cristología de Agustín que, como se dice, preludia la definición de Calcedonia; exprésase Agustín:

"Aquel que es Dios es también hombre, y Aquel que es Hombre es también Dios; no por la confusión de las naturalezas, sino por la Unidad de la persona" (SERM. 186, 1,1).

Escribe también:

"Decimos que Cristo es verdadero Dios, nacido de Dios Padre... y que el mismo es verdadero hombre, nacido de una mujer madre... y que su humanidad, por la que es menor que el Padre, en nada disminuye su divinidad, por lo que es igual al Padre. Una doble naturaleza, un solo Cristo..." (De Pened.s. 24,67).

En cuanto a la explicación "psicológica" de la Trinidad, es decir, basada en el hombre que es creado a Imagen y semejanza de Dios, escribe Agustín:


"La mente está en sí misma, pues cuando se habla de ella, se habla de ella en sí; mas considerada cuando conoce o es conocida o es conocible, pasa a relacionarse con su conocimien­to; o amando, amada o amable, pasa o referirse en relación al amor con el cual se ama. Y el conocimiento, aunque se refiera a la mente que conoce o es conocida, es también dicho como conocido o conociente en relación a sí mismo: el conocimiento, en efecto, con el cual el alma se conoce, no es desconocido de sí mismo. Y el amor, aunque se refiera al alma que ama, es también amor en relación a sí mismo, de modo que está también en sí, pues también el amor es amado, y no puede ser amado sino por el amor, es decir, por sí mismo. Así, cada una de esas realidades está en sí misma. Están sin embargo presentes unas en las otras. La mente que ama está en su amor, el amor en el conocimiento de la mente que ama, y el conocimiento en la mente que conoce. Cada una está en las otras dos. La mente que se conoce y se ama está en su conocimiento y en su amor; el amor de la mente que se ama y se conoce está en la mente y en su conocimiento: y el conocimiento de la mente que se conoce y se ama está en la mente y en su amor, porque ella se ama mientras conoce y se conoce mientras ama. Por consiguiente las otras dos están también en cada una; la mente que se conoce y se ama está con su conocimiento en el amor y con su amor en el conocimiento: el amor y el conocimiento están simultáneamente en la mente que conoce y se ama. Vemos, pues, cómo cada una está toda entera en las otras (todas enteras); cuando la mente se ama toda, se conoce toda, conoce su amor entero, ama su conocimiento entero. Esto ocurre cuando esas tres realidades son perfectas en relación a sí mismas. Así, esas tres realidades son extrañamente inseparables las unas de las otras, y sin embargo cada una de ellas, tomada aparte, es substancia, y todas en conjunto son una sola substancia o una sola esencia, a pesar de que tomadas relativamente se debe decir que difieren unas de las otras".

Agustín usa este ejemplo para aplicarlo a Dios el Padre, quien ama y conoce, el Verbo, que es Conocimiento y es amado, y el Espíritu Santo, que es el amor.


CIRILO DE ALEJANDRÍA. Acercándose a mediados del siglo V tuvo lugar otra controversia en la cual tomaron parte los patriarcas de Constantinopla, Alejandría, Antioquía y el obispo de Roma. Puesto que se reconocía dos naturalezas en la sola Persona de Cristo, la divina y la humana, se le dio a María el título de "Paridora de Dios" (Teothokos), más comúnmente: "Madre de Dios", queriendo decir que quien nació de ella era Dios y hombre. Entonces Nestorio (381‑459) impugnó el título de Teotokos proponiendo meramente Cristotokos o Antropotokos, queriendo decir que ella era madre tan sólo del hombre, pero separando al parecer al Verbo como una persona y al hombre como otra, desembocando así en dos Hijos. A lo cual respondió Cirilo de Alejandría (_444) señalando la unión en una persona de dos naturalezas, aunque mezclando aún los términos "fisis" (naturaleza) e "hipóstasis" (subsistencia), significando naturaleza y persona y dando también lugar a interpretaciones inexactas; por ejemplo, llegó a decir: "La única .naturaleza encarnada del Verbo", dando así ocasión al monofisismo. No obstante, Cirilo de Alejandría puso las bases para el Concilio de Calcedonia. Escribiendo a Nestorio, patriarca de Constantinopla, decía Cirilo:

"No decimos que la naturaleza del Verbo se hizo carne sufriendo un cambio, y que se transformó en un hombre completo y perfecto, compuesto de cuerpo y alma. Decimos más bien que el Verbo, habiendo unido a sí mismo personalmente una carne animada de un alma viviente, se hizo hombre de manera inefable e inconfundible, y se llamó Hijo del Hombre, pero no por puro favor ni por pura benevolencia, ni tampoco por el hecho de asumir una sola persona (es decir, una persona humana en su divina persona). Siendo distintas las naturalezas que se vieron en esta unidad verdadera, de ambas resultó un solo Cristo, un solo Hijo: no en el sentido de que la diversidad de las naturalezas quedara eliminada por esta unión, sino que la Divinidad y la humanidad completaron para nosotros al Único Señor Jesucristo e Hijo con su inefable e inexpresable conjun­ción en la unidad. De esta manera aunque Él subsistía y era engendrado por el Padre antes de los siglos, se dice de Él que también nació de una mujer según la carne; no que su naturaleza divina comenzara a existir en la Santa Virgen, o que necesitara por fuerza por sí misma una segunda generación después de su generación del Padre. Es necio y absurdo decir que Él, que subsistía antes de los siglos y era coeterno con el Padre, tenía necesidad de un nuevo comienzo de existencia. Decimos que el Verbo ha nacido según la carne, porque asumió personalmente la naturaleza humana «por nosotros y por nuestra salvación», porque no nació primero de la Santa Virgen como hombre ordinario y luego descendió sobre Él el Verbo, sino que habiéndose unido a la carne desde el seno mismo, se dice de Él que se sometió a una generación según la carne, como apropián­dose y haciendo suyo el nacimiento de su propia carne".


Nestorio fue depuesto, y sus obras quemadas, pero en su exilio compuso una vindicación que sobrevivió bajo el seudónimo de Heráclides de Damasco, la cual ha dado pie para una reconsidera­ción más favorable de Nestorio.

CONCILIO DE ÉFESO. Al concilio de Calcedonia se adelantó también Isidoro de Pelusio, muerto en 435. En el año 431 se celebró el turbulento Concilio de Éfeso; turbulento, pues se apresuró el bando de Cirilo a excomulgar al bando de Nestorio antes de que este llegara, es decir, sin escuchársele; llegado el Patriarca Juan de Antioquía, pro‑nestoriano, comenzó con los suyos un concilio aparte. El emperador Teodosio II castigó entonces a los dos, quienes llegaron luego a una fórmula de unión en el año 433. Las negociaciones revalidaron el Concilio de Éfeso, donde se estableció el término "Teotokos" aplicado a María, convirtiéndolo en "signo de ortodoxia".

CONCILIO DE CALCEDONIA.  Teodoreto de Ciro (393‑466) defendió, no obstante, también el uso del término "antropotokos" a la par que el de "Teotokos", aplicados a María. Eutiques, abad de Constantinopla, luchando contra el nestorianis­mo, se fue al otro extremo, fusionando en su fórmula en una sola naturaleza la Divinidad y la Humanidad de Cristo. La controversia entonces dio origen al Concilio de Calcedonia (451), que condenó el monofisismo eutiquiano y el nestorianismo. He aquí la famosa definición de Calcedonia:


"Siguiendo, pues, a los santos padres, enseñamos todos a una voz que ha de confesarse Uno y el Mismo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, el cual es perfecto en Divinidad y perfecto en humanidad; verdadero Dios y verdadero Hombre, de alma racional y cuerpo; consubstancial al Padre según la Divinidad, y asimismo consubstancial a nosotros según la humanidad; semejante a nosotros en todo, pero sin pecado; engendrado del Padre antes de los siglos según la Divinidad, y en los últimos días, y por nosotros y nuestra salvación, de la Virgen María, la madre de Dios (Teotokos), según la humanidad; Uno y el mismo Cristo, Hijo y Señor Unigénito, en dos naturalezas, sin confusión, sin mutación, sin división, sin separación, y sin que desaparezca la diferencia de las Naturalezas por razón de la unión, sino salvando las propiedades de cada naturaleza, y uniéndolas en una persona e hipóstasis; no dividido o partido en dos personas, sino Uno y el mismo Hijo Unigénito, Dios Verbo y Señor Jesucris­to, según fue dicho acerca de Él por los profetas de antaño y nos enseñó el propio Jesucristo, y nos lo ha transmitido el Credo de los Padres".

 
 

Hoy habia 191702 visiteurs¡Aqui en esta página!