EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (1)

   
 


 

 

Home

Contacto

Libro de visitantes

enlaces

estadístiks

Noticias

Galería

la coinherencia

BREVE COMPENDIO BAUTISMAL CRISTIANO

PARA USTED MISMO / lo mínimo que quisiera decirle a todo ser humano

FUNDAMENTOS

IDENTIFICANDO PRIORIDADES

La Iglesia edificada sobre Cristo revelado y confesado

EL FUNDAMENTO PUESTO

LA PERSONA

la voluntad, función del alma

LA OBRA

LAS FIESTAS SOLEMNES

LA DOCTRINA

PASCUA: CRISTO CRUCIFICADO

ÁZIMOS: CRISTO COMULGADO

PRIMICIAS: CRISTO RESUCITADO

PENTECOSTÉS: CRISTO GLORIFICADO

TROMPETAS: CRISTO ANUNCIADO

EXPIACIÓN: CRISTO ABOGADO

TABERNÁCULOS: CRISTO ESPERADO

LOS PRIMEROS RUDIMENTOS

ARREPENTIMIENTO

FE EN DIOS

DOCTRINA DE BAUTISMOS

IMPOSICIÓN DE MANOS

RESURRECCIÓN DE MUERTOS

JUICIO ETERNO

EL REINO DE LOS CIELOS SE HA ACERCADO

LA REGLA

SOBRE ESTA ROCA

EL SELLO DEL FIRME FUNDAMENTO DE DIOS

LA UNIDAD DEL ESPÍRITU

UN CUERPO

UN ESPÍRITU

UNA MISMA ESPERANZA

UN SEÑOR

UNA FE

UN BAUTISMO

UN DIOS Y PADRE

EL FUNDAMENTO DE LOS APÓSTOLES Y PROFETAS

LAS IGLESIAS DE LOS SANTOS

LA DOCTRINA DE LOS APÓSTOLES

LA COMUNIÓN UNOS CON OTROS

EL PARTIMIENTO DEL PAN

LAS ORACIONES

EL PROPÓSITO DE DIOS

TRATADILLOS

EL BUEN DEPÓSITO

DEL REPOSO CRISTIANO

LIBERTAD Y CONSIDERACIÓN

OPÚSCULO DE CRISTOLOGÍA

LA IMPORTANCIA DE CONOCER A CRISTO

LA PROMESA DE CONOCERLE

LA MANERA DE CONOCERLE

LA HISTORICIDAD DE CRISTO

TIPOLOGÍA DE CRISTO

PROFECÍAS ACERCA DE CRISTO

LA SABIDURÍA DE DIOS

INTRODUCCIÓN ACERCA DEL VERBO DE DIOS

LA EXPRESIÓN DE DIOS

LA PRE-EXISTENCIA DEL VERBO

LA COEXISTENCIA DEL VERBO CON DIOS

LA DIVINIDAD DEL VERBO

EL ÁNGEL DE YAHVEH

LA ENCARNACIÓN DEL VERBO

SU CONCEPCIÓN VIRGINAL, SU VIDA SIN PECADO Y SU MUERTE EXPIATORIA

SU COMPLETA RESURRECCIÓN, ASCENCIÓN, OPERACIÓN Y REGRESO

MONOTEISMO JUDAICO

DE 1ª JUAN 5:7

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (1)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (2)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (3)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (4)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (1)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (2)

CARTA ACERCA DE LOS "SOLO JESÚS"

la preeminencia del Arca del Pacto

panorámica bíblica

panorámica de Cristo como centralidad (aspecto objetivo)

(aspecto subjetivo)

la confesión divina

Cristo como Verbo

Trinidad de personas en el Único Dios

confesión divina de Su misma pluralidad en unidad

destello divino en la tierra desde la eternidad

la encarnación del Verbo de Dios

Tipología festal

Áreas básicas de la revelación divina

SEFER YAH / alef / destello divino en la tierra desde la eternidad

Puntos cruciales de la teología histórica

Puntos cruciales de la teología apologética

Puntos cruciales de la Teología Propia

Puntos cruciales de la Divina Teleología

Puntos cruciales de la Cosmología Bíblica

De los límites de la Cosmogonía

Puntos cruciales de la Angelología Bíblica

Puntos cruciales de la Antropología Bíblica

Puntos cruciales de la Hamartiología Bíblica

Puntos cruciales de la Cristología Bíblica

Puntos cruciales de la Pneumatología Bíblica

Fenomenología Pneumática

Puntos cruciales de la Soteriología Bíblica

EN TORNO A COSAS DE ECLESIOLOGÍA BÍBLICA

Puntos cruciales de la Escatología Bíblica

TANATOLOGÍA

Conceptos acerca de ciencias auxiliares de la Biblia

Contenidos paulinos de la escuela de la obra cristiana

De la Teología Natural

De la transición de la revelación general a la especial

Del lugar de la Bibliología

De la Teología Exegética y Bíblica

De la teología dogmática y sistemática

De la teología histórica

De la teología apologética

De la teología mística

De la teología especulativa

De la teología política

Del hilo central y unitivo de la revelación divina que es la economía de Dios

EDIFICACIÓN

Todo el consejo de Dios

La suma de la Palabra

Piedad y conocimiento de la verdad

Consulta y tropiezo

Sobre el altar

Grosura de corazón y entendimiento

Oikonomía

Revelación

El Espíritu revela el Misterio de Cristo

Salvos para el propósito de la voluntan divina

Edificación de Dios en vez de heterodidascalías

Conocer según el Espíritu

Administración delegada

Beneplácito divino

Encabezamiento crístico

Evangelio, economía y propósito

Economía e Iglesia

La pregunta por la administración

En qué consiste la economía divina

Dios, gracia y misterios

El Ungido

Dispensarse del mismo Dios Trino

Ecónomos

3 clases de ecónomos

Objeto de la administración

Ministerio del Nuevo Pacto

Para la obra del ministerio de la edificación del cuerpo

Vida y edificación

Pareja

Elementos primordiales

Nuestro disfrute

Alimento de vida

Bebida y respiración

Nutridos

Aliento

Gracia, amor y comunión

Jesucristo y gracia a nuestro espíritu

El Padre revelado por el Hijo

Dispensarse divino al hombre redimido corporativo

Co-existencia del Verbo Divino con Dios

El Hijo Creador, Sustentador, Redentor y Señor

La Persona de la Sabiduría Divina

La mente, función del alma

La emoción, función del alma

La revelación escrita

Forma y substancia

Guardar el buen depósito evitando la gnosis

Lo que habéis oído desde el principio

Candelabro y depósito

El misterio de La Fe que una vez fue dada a los santos

Aquella fe que iba a ser revelada

Acuérdate

Distintas clases de emociones del alma

Constitución tripartita del hombre

Antropología y hamartiología del espíritu humano

El espíritu y el alma humanos tras la caída

Carne y naturaleza pecaminosa

Hamartiología

Las trasgresiones y el pecado

La ley del pecado en mis miembros

Triplicidad

Cristología y soteriología

Cristología, soteriología y pneumatología

Encarnación del Verbo Divino

Kenósis y concepción virginal

Desarrollo humano del Verbo de Dios

Vivir humano santificante y perfeccionante del Hijo

Tentado en todo, pero sin pecado

En semejanza de carne de pecado

Preámbulo a la soteriología

Introducción a los variados aspectos del sacrificio de Cristo

Ofrenda por las trasgresiones y ofrenda por el pecado

Perdón y liberación

Ofrenda de paz y reconciliación

Liberación

Hecho maldición por nosotros

Dos aspectos de la santificación

La Cruz entre el mundo y nosotros

La cabeza aplastada de la serpiente

El grano de trigo

Vivificado en espíritu

Sepultado

Primogénito

Declarado Hijo de Dios por la resurrección

Cristo, nuestra justificación y santificación, por la resurrección

Regeneración y nuevo nacimiento

Regeneración y renovación

Renovaos en el espíritu de vuestra mente

Transformación por la renovación

Recapitulación pro configuración

Conformación a Cristo

Vivificación y glorificación del cuerpo

La Vida de Jesús en nuestros cuerpos mortales

Adopción, transformación, resurrección y glorificación de nuestros cuerpos

Ekklessía

Cristo magnificado en el cuerpo

Colofón

Bibliografía de "Edificación"

ANTICIPACION PROFETICA MESIANICA

LINAJE MESIANICO

EL CUMPLIMIENTO DEL TIEMPO

ISAGOGIA DE QOHELET

 


     
 

XIX

 

EVOLUCIÓN DE LA

EXPRESIÓN DOGMÁTICA

 

 

En la sección anterior “Acerca del Verbo de Dios", presentábamos el Testimonio Divino, apostólico y profético acerca del Hijo de Dios, Jesucristo, en relación a la Deidad y a la humanidad. Las Sagradas Escrituras son claras en este punto presentándonoslo como Dios y hombre verdadero, el Verbo encarnado, hecho a la semejanza de los hombres. Ahora queremos presentar a continuación una breve relación de la evolución de la expresión dogmática acerca del tema a través de los siglos.

Comenzamos considerando la confesión de aquellos que estuvieron ligados directamente a los apóstoles, la cual es de gran interés, pues manifiesta la tradición que heredaron en una forma más pura y sencilla. Antes que nada mencionaremos por lo menos dos o tres que autenticaron el testimonio evangélico del Nuevo Testamento:

PAPÍAS DE HIERÁPOLIS, quien murió en el año 130, conoció al apóstol Juan, y a Aristión, discípulo de Jesús, también a las hijas de Felipe, y a varios de los antiguos, y recopiló también los dichos de Jesús de la boca de Andrés, Pedro, Felipe, Tomás, Santiago, Mateo. Papías fue amigo íntimo de Policarpo de Esmirna, discípulo directo del apóstol Juan. En su cita, Papías menciona dos veces a Juan, primero hablando en pasado de quienes había recogido el testimonio ocular de los dichos y hechos de Jesús, y entonces a continuación menciona de nuevo a Juan y a Aristiòn como de quienes aún en el presente recibía información a fines del siglo primero. Papías dice haber escuchado de Juan que Marcos, intérprete de Pedro, consignó el testimonio de éste fielmente. Además de Marcos, también Mateo es refrendado por Papías.


CUADRATO. También discípulo de los apóstoles, y además profeta, fue Cuadrato, el cual entre los años 117 y 138 testificaba apologéticamente por escrito que aún sobrevivían algunos de los que Cristo había sanado y resucitado, apelando a su testimonio de la misma manera como el apóstol Pablo en su primera carta a los Corintios apelaba a los sobrevivientes de los 500 o más que vieron a Cristo resucitado.

TACIANO EL SIRIO, discípulo de Justino Mártir, en el siglo II, compuso el Diatessaron, una armonía de los cuatro Evangelios, refrendando también así, junto con otros, el testimonio de su antigüedad.

Habiendo, pues, confirmado con testigos entre los extrabíblicos, el testimonio de la historicidad gloriosa del Cristo que nos presenta el Nuevo Testamento mismo, pasamos a considerar algunas citas de otros hombres relacionados al primer período apostólico en relación a su confesión de Dios y Cristo.

 

A. ESCRITORES APOSTÓLICOS

BERNABÉ. El Códice Sinaítico del siglo IV incluye en el canon del Nuevo Testamento, después del Apocalipsis, una epístola atribuida a Bernabé, compañero del apóstol Pablo. Clemente de Alejandría, que murió en 215 y Orígenes (184‑254) atribuyen también el escrito al compañero de Pablo. En la carta, Bernabé (en caso de ser correcta la atribución epistolar), reconoce también la preexistencia de Cristo; entre otras cosas dice:"Dios dijo a su Hijo: hagamos al hombre a imagen y semejanza nuestra".

POLICARPO DE ESMIRNA (70‑156). Discípulo del apóstol Juan y obispo de Esmirna y también apóstol, como consta en las actas de su martirio, escribía a los Filipenses en estos términos:

"Que Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, y este mismo eterno pontífice, el Hijo de Dios, Jesucristo, os edifique en la fe, en la verdad y en toda mansedumbre...".

Ante la pira del martirio a fuego oró así Policarpo según registro de la iglesia de Esmirna:

"Señor Dios Omnipotente, Padre de tu amado y bendito Siervo (o Hijo, según otra traducción) por quien te conocemos (...) te bendigo y te glorifico por mediación del eterno y celeste Sumo Sacerdote, Jesucristo, tu siervo (o Hijo) amado, por el cual sea gloria a Ti, con el Espíritu Santo".


La iglesia de Esmirna de su tiempo, heredera de su tradición, a1 narrar en el año 156 el testimonio de sus mártires, escribía a la iglesia de Filomelia y otras comunidades:

"A Cristo adoramos como Hijo de Dios, a los mártires amamos como discípulos e imitadores del Señor".

CLEMENTE DE ROMA (Filipenses 4:3). Colaborador del apóstol Pablo, de quien y del apóstol Pedro recibiera (como se hizo con Lino [2 Timoteo 4:21]) la constitución a1 episcopado de la iglesia de la ciudad de Roma, ejerciéndolo entre los años 92‑101; escribió a nombre de la iglesia en Roma, a la iglesia hermana en Corinto, una carta exhortándoles a la reconciliación entre ellos. Hay en tal carta las siguientes expresiones relacionadas a nuestro tema: "Por Él (Jesucristo) contemplamos como en espejo la Faz inmaculada y soberana de Dios..."; eco también de 2 Corintios 3:18; 4:6, y más adelante: "...Él, el esplendor de Su grandeza, y tanto mayor que los ángeles, pues los supera el Nombre que heredó". Nos recuerda a Hebreos 1:3,4,5. Exclama luego: "Vive Dios, Vive el Señor Jesucristo y el Espíritu Santo, y también la fe y la esperanza de los elegidos". Entonces ora: "Que todos los pueblos te reconozcan como único Dios, a Jesucristo como tu Hijo, a nosotros como tu pueblo y ovejas de tu rebaño". Al terminar la carta con un resumen se expresa así:

"El Dios que todo lo ve, el Soberano de los espíritus y Señor de toda carne, que escogió al Señor Jesucristo y por medio de Él también a nosotros (...), para que todos agrademos Su Nombre, por nuestro Sumo Sacerdote y Jefe, Jesucristo, por el cual sea dada a Dios gloria y majestad, honra y poder, ahora y por los siglos de los siglos, amén".

IGNACIO DE ANTIOQUIA, quien conoció personalmente a1 apóstol Juan, amigo también de Policarpo, con jurisdicción sobre la Siria, es el primero, a principio del siglo II, en hacer diferencia entre obispos y presbíteros, que son la misma cosa antes que él, según las Escrituras y otros documentos de la antigüedad cristiana; es también el primero en llamarle "católica" a la Iglesia universal, y quien confederó las iglesias de Siria (plural, como consta en Hechos 15:41) en la iglesia de Siria (singular).


Ignacio ejerció su obispado entre los años 98‑117, en el cual fue martirizado por las fieras; camino a1 martirio escribió cartas a algunas iglesias, y puesto que estaba en auge la herejía doceta, que negaba la real humanidad de Cristo y la realidad de sus sufrimientos, enfatizó entonces la tradición de su verdadera humanidad. Ignacio, en su carta a los Efesios decía (7:2):

"Un médico hay, sin embargo, que es carnal a la par que espiritual, engendrado y no engendrado. En la carne hecho Dios, de María y de Dios, primero pasible (capaz de padecer) y luego impasible, Jesucristo nuestro Señor".

Al principio había saludado a la iglesia de los efesios como: "predestinada antes de los siglos por la voluntad del Padre y de Jesucristo nuestro Dios" (eco de la epístola paulina a los Efesios). En esta misma carta usa expresiones como las siguientes: "...vivificados en la sangre de Dios". Dice también: "Jesucristo, nuestra inseparable vida, es el pensamiento del Padre". Y en otro lugar de la misma carta: "... La sabiduría de Dios, que es Jesucristo"; y en otro: "La verdad es que nuestro Dios, Jesús el Ungido, fue concebido de María, según la economía divina"; también: "Dios se manifiesta en forma humana para la novedad de la vida eterna". A Policarpo escribía (3:2): "Aguarda al que está por encima del tiempo, al intemporal, al invisible, que por nosotros se hizo visible; al impasible, que por nosotros se hizo pasible; al que por todos los modos sufrió por nosotros"; y a la iglesia de Esmirna les decía: "glorificó a Jesucristo, Dios, que os dio tal sabiduría"; "yo en verdad, aprendí y creo que Jesucristo aún después de la resurrección, permanece en la carne... después de Su resurrección comió y bebió con ellos, como alguien que tiene carne, aunque unidos espiritualmente al Padre". A la iglesia de la ciudad de Roma se expresaba Ignacio: "... magnanimidad del Padre Altísimo y de Jesucristo Su Hijo unigénito"; "...según la caridad de Jesucristo, nuestro Dios, salud, en nombre de Jesucristo, Hijo del Padre". "... permitidme imitar la pasión de mi Dios".

ARÍSTIDES DE ATENAS. Apologista contemporáneo del arriba citado Cuadrato, fue Arístides de Atenas, muerto en el año 130. Éste, en defensa de los cristianos, escribía al emperador Adriano la confesión de que "son los cristianos los que por encima de todas las naciones de la tierra, han hallado la Verdad, pues conocen al Dios Creador y artífice del Universo en Su Hijo unigénito y en el Espíritu Santo, y no adoran a ningún otro dios" (15:3).


HERMAS escribió su testimonio de unas visiones que tuvo; obra que tuvo mucha circulación en el siglo II y el III, y que fue muy apreciada, aunque finalmente no fue aceptada en el canon del Nuevo Testamento. "El Pastor" de Hermas, como comúnmente se conoce el escrito, pone en boca de un ángel, que le dice a Hermas que el Espíritu Santo es el Hijo de Dios; declaración que algunos considera­rían heterodoxa, a menos que se la entienda mediante 2 Corintios 3:17 y Juan 14:18.

 

...

[CONTINÚA...EN (2)]

 
 

Hoy habia 190141 visiteurs¡Aqui en esta página!