INTRODUCCIÓN ACERCA DEL VERBO DE DIOS

   
 


 

 

Home

Contacto

Libro de visitantes

enlaces

estadístiks

Noticias

Galería

la coinherencia

BREVE COMPENDIO BAUTISMAL CRISTIANO

PARA USTED MISMO / lo mínimo que quisiera decirle a todo ser humano

FUNDAMENTOS

IDENTIFICANDO PRIORIDADES

La Iglesia edificada sobre Cristo revelado y confesado

EL FUNDAMENTO PUESTO

LA PERSONA

la voluntad, función del alma

LA OBRA

LAS FIESTAS SOLEMNES

LA DOCTRINA

PASCUA: CRISTO CRUCIFICADO

ÁZIMOS: CRISTO COMULGADO

PRIMICIAS: CRISTO RESUCITADO

PENTECOSTÉS: CRISTO GLORIFICADO

TROMPETAS: CRISTO ANUNCIADO

EXPIACIÓN: CRISTO ABOGADO

TABERNÁCULOS: CRISTO ESPERADO

LOS PRIMEROS RUDIMENTOS

ARREPENTIMIENTO

FE EN DIOS

DOCTRINA DE BAUTISMOS

IMPOSICIÓN DE MANOS

RESURRECCIÓN DE MUERTOS

JUICIO ETERNO

EL REINO DE LOS CIELOS SE HA ACERCADO

LA REGLA

SOBRE ESTA ROCA

EL SELLO DEL FIRME FUNDAMENTO DE DIOS

LA UNIDAD DEL ESPÍRITU

UN CUERPO

UN ESPÍRITU

UNA MISMA ESPERANZA

UN SEÑOR

UNA FE

UN BAUTISMO

UN DIOS Y PADRE

EL FUNDAMENTO DE LOS APÓSTOLES Y PROFETAS

LAS IGLESIAS DE LOS SANTOS

LA DOCTRINA DE LOS APÓSTOLES

LA COMUNIÓN UNOS CON OTROS

EL PARTIMIENTO DEL PAN

LAS ORACIONES

EL PROPÓSITO DE DIOS

TRATADILLOS

EL BUEN DEPÓSITO

DEL REPOSO CRISTIANO

LIBERTAD Y CONSIDERACIÓN

OPÚSCULO DE CRISTOLOGÍA

LA IMPORTANCIA DE CONOCER A CRISTO

LA PROMESA DE CONOCERLE

LA MANERA DE CONOCERLE

LA HISTORICIDAD DE CRISTO

TIPOLOGÍA DE CRISTO

PROFECÍAS ACERCA DE CRISTO

LA SABIDURÍA DE DIOS

INTRODUCCIÓN ACERCA DEL VERBO DE DIOS

LA EXPRESIÓN DE DIOS

LA PRE-EXISTENCIA DEL VERBO

LA COEXISTENCIA DEL VERBO CON DIOS

LA DIVINIDAD DEL VERBO

EL ÁNGEL DE YAHVEH

LA ENCARNACIÓN DEL VERBO

SU CONCEPCIÓN VIRGINAL, SU VIDA SIN PECADO Y SU MUERTE EXPIATORIA

SU COMPLETA RESURRECCIÓN, ASCENCIÓN, OPERACIÓN Y REGRESO

MONOTEISMO JUDAICO

DE 1ª JUAN 5:7

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (1)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (2)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (3)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (4)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (1)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (2)

CARTA ACERCA DE LOS "SOLO JESÚS"

la preeminencia del Arca del Pacto

panorámica bíblica

panorámica de Cristo como centralidad (aspecto objetivo)

(aspecto subjetivo)

la confesión divina

Cristo como Verbo

Trinidad de personas en el Único Dios

confesión divina de Su misma pluralidad en unidad

destello divino en la tierra desde la eternidad

la encarnación del Verbo de Dios

Tipología festal

Áreas básicas de la revelación divina

SEFER YAH / alef / destello divino en la tierra desde la eternidad

Puntos cruciales de la teología histórica

Puntos cruciales de la teología apologética

Puntos cruciales de la Teología Propia

Puntos cruciales de la Divina Teleología

Puntos cruciales de la Cosmología Bíblica

De los límites de la Cosmogonía

Puntos cruciales de la Angelología Bíblica

Puntos cruciales de la Antropología Bíblica

Puntos cruciales de la Hamartiología Bíblica

Puntos cruciales de la Cristología Bíblica

Puntos cruciales de la Pneumatología Bíblica

Fenomenología Pneumática

Puntos cruciales de la Soteriología Bíblica

EN TORNO A COSAS DE ECLESIOLOGÍA BÍBLICA

Puntos cruciales de la Escatología Bíblica

TANATOLOGÍA

Conceptos acerca de ciencias auxiliares de la Biblia

Contenidos paulinos de la escuela de la obra cristiana

De la Teología Natural

De la transición de la revelación general a la especial

Del lugar de la Bibliología

De la Teología Exegética y Bíblica

De la teología dogmática y sistemática

De la teología histórica

De la teología apologética

De la teología mística

De la teología especulativa

De la teología política

Del hilo central y unitivo de la revelación divina que es la economía de Dios

EDIFICACIÓN

Todo el consejo de Dios

La suma de la Palabra

Piedad y conocimiento de la verdad

Consulta y tropiezo

Sobre el altar

Grosura de corazón y entendimiento

Oikonomía

Revelación

El Espíritu revela el Misterio de Cristo

Salvos para el propósito de la voluntan divina

Edificación de Dios en vez de heterodidascalías

Conocer según el Espíritu

Administración delegada

Beneplácito divino

Encabezamiento crístico

Evangelio, economía y propósito

Economía e Iglesia

La pregunta por la administración

En qué consiste la economía divina

Dios, gracia y misterios

El Ungido

Dispensarse del mismo Dios Trino

Ecónomos

3 clases de ecónomos

Objeto de la administración

Ministerio del Nuevo Pacto

Para la obra del ministerio de la edificación del cuerpo

Vida y edificación

Pareja

Elementos primordiales

Nuestro disfrute

Alimento de vida

Bebida y respiración

Nutridos

Aliento

Gracia, amor y comunión

Jesucristo y gracia a nuestro espíritu

El Padre revelado por el Hijo

Dispensarse divino al hombre redimido corporativo

Co-existencia del Verbo Divino con Dios

El Hijo Creador, Sustentador, Redentor y Señor

La Persona de la Sabiduría Divina

La mente, función del alma

La emoción, función del alma

La revelación escrita

Forma y substancia

Guardar el buen depósito evitando la gnosis

Lo que habéis oído desde el principio

Candelabro y depósito

El misterio de La Fe que una vez fue dada a los santos

Aquella fe que iba a ser revelada

Acuérdate

Distintas clases de emociones del alma

Constitución tripartita del hombre

Antropología y hamartiología del espíritu humano

El espíritu y el alma humanos tras la caída

Carne y naturaleza pecaminosa

Hamartiología

Las trasgresiones y el pecado

La ley del pecado en mis miembros

Triplicidad

Cristología y soteriología

Cristología, soteriología y pneumatología

Encarnación del Verbo Divino

Kenósis y concepción virginal

Desarrollo humano del Verbo de Dios

Vivir humano santificante y perfeccionante del Hijo

Tentado en todo, pero sin pecado

En semejanza de carne de pecado

Preámbulo a la soteriología

Introducción a los variados aspectos del sacrificio de Cristo

Ofrenda por las trasgresiones y ofrenda por el pecado

Perdón y liberación

Ofrenda de paz y reconciliación

Liberación

Hecho maldición por nosotros

Dos aspectos de la santificación

La Cruz entre el mundo y nosotros

La cabeza aplastada de la serpiente

El grano de trigo

Vivificado en espíritu

Sepultado

Primogénito

Declarado Hijo de Dios por la resurrección

Cristo, nuestra justificación y santificación, por la resurrección

Regeneración y nuevo nacimiento

Regeneración y renovación

Renovaos en el espíritu de vuestra mente

Transformación por la renovación

Recapitulación pro configuración

Conformación a Cristo

Vivificación y glorificación del cuerpo

La Vida de Jesús en nuestros cuerpos mortales

Adopción, transformación, resurrección y glorificación de nuestros cuerpos

Ekklessía

Cristo magnificado en el cuerpo

Colofón

Bibliografía de "Edificación"

ANTICIPACION PROFETICA MESIANICA

LINAJE MESIANICO

EL CUMPLIMIENTO DEL TIEMPO

ISAGOGIA DE QOHELET

 


     
 

INTRODUCCIÓN ACERCA

DEL VERBO DE DIOS

 

 

 

La Revelación que Dios ha dado de Sí mismo ha sido a través de Su Verbo, el cual se hizo carne,[1] semejante a los hombres,37 y vino a la tierra en la Historia, y nos dio y da a conocer al Padre.38 El propósito de Dios es reunir todas las cosas en Cristo,39 reconciliar en Él y por Él.40 Jesucristo es, pues, el fundamento puesto, y nadie puede poner otro fundamento.41

La intención de Satanás ha sido colocarse a sí mismo en el lugar de Dios,42 y el misterio de iniquidad, por el espíritu de anticristo, trabaja en ese propósito malévolo, a fin de colocar al inicuo satánico en el lugar de Dios.43 Es por esa razón que la serpiente procura presentar a otro Jesús,44 con el fin ulterior de sustituirlo. El espíritu de anticristo se caracteriza por su manera de enfocar a Cristo;45 procura confundir a la Iglesia acerca de Jesucristo, presentando a otro Jesús, de manera que nos aparte del verdadero y nos atraiga poco a poco y sutilmente a un falso cristo.


Quien no conozca, pues, al verdadero Cristo, puede caer en las redes de uno falso. Conocer a Cristo es, pues, el asunto de mayor importancia; sólo por Él conocemos al Único Dios verdadero;46 Jesucristo es, pues, el Fundamento. El Espíritu de Dios se caracteri­za por su confesión del Cristo;47 la Iglesia está edificada sobre la Roca de la revelación y confesión de Jesucristo como el Hijo del Dios viviente.48 El Espíritu Santo glorifica al Hijo49 y lo presenta como Señor;50 cualquier supuesta "revelación" que disminuya o niegue al Hijo, no proviene del Espíritu de Dios, y es característica de la serpiente; y es tan sutil el asunto, que en muchos casos se pretende confesar al Hijo al mismo tiempo que se le niega, como veremos, Dios mediante, más adelante.

Es posible que algunos hijos de Dios, niños en Cristo e inmadu­ros para discernir la Voz del Espíritu, y con insuficientes elementos de juicio para examinar, sean en parte confundidos.51 Pues Jesús dijo que engañarían, si fuese posible, a los escogidos;52 pero al conocer la verdad, son libertos, pues el Espíritu de verdad oye lo que dicen los apóstoles de Cristo, que hablan desde las Escrituras; el espíritu de error no escucha a los apóstoles y permanece en error.53

¿Quién es, pues, el Verdadero Cristo que presentaron sus apóstoles? Debemos enfrentarnos a su Testimonio. Comenzaremos el examen con la magistral presentación del apóstol Juan en su evangelio; éste fue el último en ser escrito, y uno de los últimos libros de la Biblia escrito con conocimiento de causa, y específica­mente en medio de un ambiente que comenzaba a ser infestado por el trabajo del espíritu anticristo; de manera que el valor de sus declaraciones es inapreciable, ya que son tan específicas y equilibradas, que si las tomamos cuidadosamente en cuenta, nos evitarán de deslizarnos en cualquiera de los extremos. De antema­no advertimos que se hace necesario tomar en consideración todos los aspectos de la verdad presentados acerca de Cristo, el Verbo de Dios encarnado.


Un énfasis parcial, en desmedro de otro aspecto igualmente importante, nos daría una visión deformada del verdadero Cristo. Debemos, pues, tener en cuenta al mismo tiempo todas las declaraciones acerca de Él para no desviarnos; debemos observar juntamente con Su Generación, Su Eternidad; con Su co-existen­cia, Su Deidad; con Su Deidad, Su Humanidad. Ver tan sólo Su co-existencia con Dios, sin ver juntamente Su Divinidad, nos puede llevar a dividir la Substancia esencial. Ver tan sólo su Divinidad sin ver juntamente Su co‑existencia con Dios, nos puede llevar a confundir al Unigénito del Padre con el Padre del Unigénito. El Verbo es Unigénito, engendrado; el Padre no, sino que es ingénito, y es Quien de Su Plenitud, desde la eternidad, ha engendrado inmanentemente a Su propio Verbo, el Unigénito. Así que acerquémonos con reverencia, prudencia, sinceridad y acatamiento a la revelación que el Padre proveyó para nosotros en forma escrita. Igualmente puede decirse del Espíritu Santo, que procede del Padre, sin embargo, el Padre no procede; en esto se distinguen.

Leemos del evangelio según Juan 1:1,2,3, 10,14,18; estos versos nos hablan de Su Identidad (léase en privado el contexto completo).

"1En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2Éste era en e1 principio con Dios. 3Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho... 10En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. 11A lo suyo vino... 14Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros [y vimos su gloria, gloria com del unigénito del Padre], lleno de gracia y de verdad... 18A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer".

El apóstol Juan conoció personalmente a Jesucristo, Su Persona y Su gloria, Sus obras y palabras; él no escribe mera teología, él escribe Historia; él describe a Aquel a quien llegó a conocer cada vez más íntimamente; él nos presenta al que conoció, no al que se imagina; confiesa no sólo lo que cree sino lo que palpó; habla de la evidente realidad objetiva con la que se encontró en su vida.


Recordemos que él fue testigo de Su gloria: "y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre". "1Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al verbo de vida 2(porque Ia vida fue manifestada, y Ia hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); 3lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre y con su Hijo Jesucristo".54

Juan se presenta, pues, como historiador testigo; su interpreta­ción teológica le fue forzada por la evidencia histórica; de los hechos nació su teología; el lenguaje no le agrega nada. Sólo aquellos que por el Espíritu comienzan luego a gustar de aquella revelación gloriosa, llegan a entender la propiedad de las expresio­nes apostólicas y el contenido de profundidad que hay detrás de ellas, pues una cosa es conocer lo que dice la Escritura, y otra conocer a Aquel de quien apropiadamente éstas hablan. Al conocer al Cristo resucitado, por el Espíritu que vino para glorificar­lo entre nosotros, vemos cuán auténtico es el testimonio de Juan; no sólo es teología, es realidad. Esto lo digo, pues, a propósito de los que menosprecian la magnitud de la confesión juanina, y la realidad objetiva que hay detrás de ella; la realidad de gloria que él palpó y que anuncia para invitar a conocer y comulgar.

Juan le llama, pues, a Jesucristo, nuestro fundamento: "El Verbo de Dios". Detengámonos, pues, primeramente en el concepto de Verbo.

¿Qué significa "el Verbo"? Esta no es una palabra ideada o inventada por el apóstol, sino una palabra ya existente y con profundo significado en su contexto histórico, la cual Juan, guiado por el Espíritu Santo, usó para aplicarla con propiedad a Jesucristo. Así que la palabra "Verbo" que Juan aplica a Jesucristo, por el Espíritu Santo, era ya usada en y antes de su tiempo.


"Verbo" es la traducción de la palabra griega "Logos" (λόγoς). Ya desde Heráclito, 500 a.C., los filósofos griegos hablaban del "Logos". Agustín de Hipona confiesa haber ya encontrado en la filosofía griega el concepto de "Verbo", aunque no el de Su encarnación. El Verbo es, pues, la Palabra, el Concepto, la Expresión, la Mente, la Sabiduría, la Razón fundamental. Cuando los filósofos griegos observaban el universo, descubrían en él un orden tal y un designio tal, que concluían que detrás de todas estas cosas había una razón fundamental que sustentaba el orden y el designio de todas las cosas; tal razón era el Logos que dirigía el curso cósmico y universal. Pablo apóstol escribía de Cristo, el Verbo encarnado, que todas las cosas en Él subsisten,55 y la carta a los Hebreos nos informa que Él es quien sustenta todas las cosas con la Palabra de Su Poder.56 Ya con Alejandro Magno, el imperio griego estuvo en su apogeo; él fue el rey primero, el cuerno grande entre los ojos del macho cabrío de la visión de Daniel (8:5-8, 21,22), del cual sucedieron cuatro, los cuatro (4) generales que se dividieron el imperio y de los cuales se sucedieron las dinastías de los Antíocos y Seléucidas, y los Ptolomeos, los reyes del Norte y del Sur,57 que atravesaron la Palestina; el libro de los Macabeos también nos informa de esto. Así que la cultura griega penetró a la Palestina y hubo quienes intentaron helenizar el Judaísmo, o a lo menos hacerlo inteligible al Helenismo.

El judío Filón, contemporáneo de Cristo, hablaba también del Verbo, como de la Sabiduría Divina, intermediario para la creación. El Apóstol Juan escribía, pues, en ese contexto histórico, acerca del Verbo de Dios, reconociendo Su existencia objetiva más allá del mero concepto metafísico. El Verbo es entonces la Palabra creadora de Dios, la Palabra que le revela, el Concepto, tan perfecto que expresa a Dios mismo tal cual Dios es, siendo igual a Él y uno con Él, engendrado de Él. El Verbo es la Sabiduría de Dios, por la cual Dios lo conoce todo y aun a Sí mismo en forma perfecta; de modo que el Verbo es Su Propia Imagen, Su Expre­sión.58



[1]Cfr. Juan 1:14,18. 37Filipenses 2:7. 38Juan 17:26; 1 Juan 5:20. 39Efesios 1:10.

40Cfr. 2 Corintios 5:19. 411 Corintios 3:11. 42Isaías 14:14. 432 Tesalonicenses 2:3,4.

44Cfr. 2 Corintios 11:13.4. 451 Juan 2:22,23; 4:3; 2 Juan 7.

46Cfr. 1 Juan 5:20. 471 Juan 4:2. 48Mateo 16:16-18. 49Juan 16.14. 501 Corintios 12:3.

51Cfr. Gálatas 3:1‑5. 52Mateo 24:24. 531 Juan 4:6.

54Juan 1:14; 1 Juan 1-3.

55Cfr. Colosenses 1:17. 56Hebreos 1:3. 57Daniel 11:3‑24.

58Consideraciones más exhaustivas del autor a este respecto pueden verse en “Cristo en la Eternidad y la Trinidad”.

 
 

Hoy habia 190141 visiteurs¡Aqui en esta página!