TIPOLOGÍA DE CRISTO

   
 


 

 

Home

Contacto

Libro de visitantes

enlaces

estadístiks

Noticias

Galería

la coinherencia

BREVE COMPENDIO BAUTISMAL CRISTIANO

PARA USTED MISMO / lo mínimo que quisiera decirle a todo ser humano

FUNDAMENTOS

IDENTIFICANDO PRIORIDADES

La Iglesia edificada sobre Cristo revelado y confesado

EL FUNDAMENTO PUESTO

LA PERSONA

la voluntad, función del alma

LA OBRA

LAS FIESTAS SOLEMNES

LA DOCTRINA

PASCUA: CRISTO CRUCIFICADO

ÁZIMOS: CRISTO COMULGADO

PRIMICIAS: CRISTO RESUCITADO

PENTECOSTÉS: CRISTO GLORIFICADO

TROMPETAS: CRISTO ANUNCIADO

EXPIACIÓN: CRISTO ABOGADO

TABERNÁCULOS: CRISTO ESPERADO

LOS PRIMEROS RUDIMENTOS

ARREPENTIMIENTO

FE EN DIOS

DOCTRINA DE BAUTISMOS

IMPOSICIÓN DE MANOS

RESURRECCIÓN DE MUERTOS

JUICIO ETERNO

EL REINO DE LOS CIELOS SE HA ACERCADO

LA REGLA

SOBRE ESTA ROCA

EL SELLO DEL FIRME FUNDAMENTO DE DIOS

LA UNIDAD DEL ESPÍRITU

UN CUERPO

UN ESPÍRITU

UNA MISMA ESPERANZA

UN SEÑOR

UNA FE

UN BAUTISMO

UN DIOS Y PADRE

EL FUNDAMENTO DE LOS APÓSTOLES Y PROFETAS

LAS IGLESIAS DE LOS SANTOS

LA DOCTRINA DE LOS APÓSTOLES

LA COMUNIÓN UNOS CON OTROS

EL PARTIMIENTO DEL PAN

LAS ORACIONES

EL PROPÓSITO DE DIOS

TRATADILLOS

EL BUEN DEPÓSITO

DEL REPOSO CRISTIANO

LIBERTAD Y CONSIDERACIÓN

OPÚSCULO DE CRISTOLOGÍA

LA IMPORTANCIA DE CONOCER A CRISTO

LA PROMESA DE CONOCERLE

LA MANERA DE CONOCERLE

LA HISTORICIDAD DE CRISTO

TIPOLOGÍA DE CRISTO

PROFECÍAS ACERCA DE CRISTO

LA SABIDURÍA DE DIOS

INTRODUCCIÓN ACERCA DEL VERBO DE DIOS

LA EXPRESIÓN DE DIOS

LA PRE-EXISTENCIA DEL VERBO

LA COEXISTENCIA DEL VERBO CON DIOS

LA DIVINIDAD DEL VERBO

EL ÁNGEL DE YAHVEH

LA ENCARNACIÓN DEL VERBO

SU CONCEPCIÓN VIRGINAL, SU VIDA SIN PECADO Y SU MUERTE EXPIATORIA

SU COMPLETA RESURRECCIÓN, ASCENCIÓN, OPERACIÓN Y REGRESO

MONOTEISMO JUDAICO

DE 1ª JUAN 5:7

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (1)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (2)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (3)

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN DOGMÁTICA (4)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (1)

ACERCA DE LA DIVINIDAD (2)

CARTA ACERCA DE LOS "SOLO JESÚS"

la preeminencia del Arca del Pacto

panorámica bíblica

panorámica de Cristo como centralidad (aspecto objetivo)

(aspecto subjetivo)

la confesión divina

Cristo como Verbo

Trinidad de personas en el Único Dios

confesión divina de Su misma pluralidad en unidad

destello divino en la tierra desde la eternidad

la encarnación del Verbo de Dios

Tipología festal

Áreas básicas de la revelación divina

SEFER YAH / alef / destello divino en la tierra desde la eternidad

Puntos cruciales de la teología histórica

Puntos cruciales de la teología apologética

Puntos cruciales de la Teología Propia

Puntos cruciales de la Divina Teleología

Puntos cruciales de la Cosmología Bíblica

De los límites de la Cosmogonía

Puntos cruciales de la Angelología Bíblica

Puntos cruciales de la Antropología Bíblica

Puntos cruciales de la Cristología Bíblica

Puntos cruciales de la Hamartiología Bíblica

Puntos cruciales de la Pneumatología Bíblica

Fenomenología Pneumática

Puntos cruciales de la Soteriología Bíblica

EN TORNO A COSAS DE ECLESIOLOGÍA BÍBLICA

Puntos cruciales de la Escatología Bíblica

Conceptos acerca de ciencias auxiliares de la Biblia

TANATOLOGÍA

Contenidos paulinos de la escuela de la obra cristiana

De la Teología Natural

De la transición de la revelación general a la especial

Del lugar de la Bibliología

De la Teología Exegética y Bíblica

De la teología dogmática y sistemática

De la teología histórica

De la teología apologética

De la teología mística

De la teología especulativa

De la teología política

Del hilo central y unitivo de la revelación divina que es la economía de Dios

EDIFICACIÓN

Todo el consejo de Dios

La suma de la Palabra

Piedad y conocimiento de la verdad

Consulta y tropiezo

Sobre el altar

Grosura de corazón y entendimiento

Oikonomía

Revelación

El Espíritu revela el Misterio de Cristo

Salvos para el propósito de la voluntan divina

Conocer según el Espíritu

Edificación de Dios en vez de heterodidascalías

Administración delegada

Beneplácito divino

Encabezamiento crístico

Evangelio, economía y propósito

Economía e Iglesia

En qué consiste la economía divina

La pregunta por la administración

Dios, gracia y misterios

El Ungido

Dispensarse del mismo Dios Trino

Ecónomos

3 clases de ecónomos

Objeto de la administración

Ministerio del Nuevo Pacto

Para la obra del ministerio de la edificación del cuerpo

Vida y edificación

Pareja

Elementos primordiales

Nuestro disfrute

Alimento de vida

Bebida y respiración

Nutridos

Aliento

Gracia, amor y comunión

Jesucristo y gracia a nuestro espíritu

El Padre revelado por el Hijo

Dispensarse divino al hombre redimido corporativo

Co-existencia del Verbo Divino con Dios

El Hijo Creador, Sustentador, Redentor y Señor

La Persona de la Sabiduría Divina

La mente, función del alma

La emoción, función del alma

La revelación escrita

Forma y substancia

Guardar el buen depósito evitando la gnosis

Lo que habéis oído desde el principio

Candelabro y depósito

El misterio de La Fe que una vez fue dada a los santos

Aquella fe que iba a ser revelada

Acuérdate

Distintas clases de emociones del alma

Constitución tripartita del hombre

Antropología y hamartiología del espíritu humano

El espíritu y el alma humanos tras la caída

Carne y naturaleza pecaminosa

Hamartiología

Las trasgresiones y el pecado

La ley del pecado en mis miembros

Triplicidad

Cristología y soteriología

Cristología, soteriología y pneumatología

Encarnación del Verbo Divino

Kenósis y concepción virginal

Desarrollo humano del Verbo de Dios

Vivir humano santificante y perfeccionante del Hijo

Tentado en todo, pero sin pecado

En semejanza de carne de pecado

Preámbulo a la soteriología

Introducción a los variados aspectos del sacrificio de Cristo

Ofrenda por las trasgresiones y ofrenda por el pecado

Perdón y liberación

Ofrenda de paz y reconciliación

Liberación

Hecho maldición por nosotros

Dos aspectos de la santificación

La Cruz entre el mundo y nosotros

La cabeza aplastada de la serpiente

El grano de trigo

Vivificado en espíritu

Sepultado

Primogénito

Declarado Hijo de Dios por la resurrección

Cristo, nuestra justificación y santificación, por la resurrección

Regeneración y nuevo nacimiento

Regeneración y renovación

Renovaos en el espíritu de vuestra mente

Transformación por la renovación

Recapitulación pro configuración

Conformación a Cristo

Vivificación y glorificación del cuerpo

La Vida de Jesús en nuestros cuerpos mortales

Adopción, transformación, resurrección y glorificación de nuestros cuerpos

Ekklessía

Cristo magnificado en el cuerpo

Colofón

Bibliografía de "Edificación"

ANTICIPACION PROFETICA MESIANICA

LINAJE MESIANICO

EL CUMPLIMIENTO DEL TIEMPO

ISAGOGIA DE QOHELET

 


     
 

VI

 

TIPOLOGÍA DEL CRISTO

 

 

 


El pensamiento analógico es una realidad dentro de la humani­dad; y Dios, en Su trato con el hombre, no se limita a un sólo aspecto o tipo de pensamiento. Dios es el Dios de todos los hombres y el Creador de todos los aspectos de la mente y del hombre. De manera que Él se adapta perfectamente a todo tipo de pensamiento, y sabe hacerse entender por todos los medios. La hermenéutica se asienta en esta área. Dios hace un uso legítimo de la alegoría, pues ésta tiene un lugar adecuado dentro de la realidad, y es un departamento dentro de las muchas vivencias del hombre. Así que para la comunicación es posible hallar puntos de contacto también en la analogía, y aun en los más recónditos aspectos del pensamiento llamado mágico. Cualquier tipo de pensamiento tiene sus normas legitimas dentro de la realidad y también sus limitaciones, cruzando las cuales, cualquier tipo de pensamiento se desliza en extravagancias y delirios; incluimos expresamente también al pensamiento llamado lógico del raciona­lismo; también este debe sujetarse a normas legítimas y límites jurisdiccionales. Hay una jurisdicción para la razón, y la hay también para lo mágico. Si bien la magia está prohibida por Dios, no por eso es menos real. Jurisdicción hay para lo de acá y para lo de más allá; lo hay para lo explicable y para lo milagroso. De la misma manera, dentro del pensamiento hay lugar para el razona­miento abstracto y para la imaginación, etc. Todos estos aspectos solamente siervos son del hombre total; no debe permitírseles ser señores; son secretarios, no presidentes. Sí, la deducción es una sierva, la inducción también; la síntesis y el análisis igualmente; sirven al hombre todo, pero no deben tiranizarlo ni deformarlo con desequilibrios. Queremos al hombre todo, realizado a plenitud en todas sus capacidades y posibilidades, equilibradamente, para su fin innato: la gloria de Dios.

Todo lo que descentre al hombre de su fin innato es enferme­dad que corrompe hasta la desintegración. Repito, pues, entonces que el fin innato de la realización plena del hombre está relaciona­do a la gloria de Dios; contenerla, reflejarla, representarla. Háblase de la gloria del verdadero Dios, que se ha revelado en la historia con exclusividad mediante Jesucristo, el hecho de cuyo testimonio estudiamos. Tal testimonio nos llega también multiplicado en la concordancia de la realidad histórica y espiritual de Cristo con los tipos y figuras, ejemplos, sombras y alegorías que ya le presentaban de antemano. De manera que nos maravillamos de los métodos didácticos de Dios.

Cristo es, pues, aquel verdadero Adam que al ser herido en el costado durante el sueño profundo de la muerte, entregó de Sí mismo para la formación de su Eva, la Iglesia. Él es el verdadero árbol de vida, el sacrificio de cuyas pieles cúbrese al pecador desnudo; el sacrificio que a las puertas del Paraíso nos hace gratos a Dios como la ofrenda de Abel. Él es testador del pacto cuya señal es el arco iris. Él es la bendición de Sem y el verdadero Isaac que retorna de la muerte, el Hijo esperado, la simiente prometida. Él es quien corta a la carne en la circuncisión verdadera. Él es el José verdadero cuyo Espíritu moró en aquel primero, vendido aquel por casi 30 piezas de plata, sacado de la cisterna y de la cárcel para la diestra de la majestad. Sí, Él es quien, herido en la casa de sus hermanos y amigos, se da luego a conocer a ellos para preserva­ción del alma. Él es el legislador verdadero perfeccionando a Moisés. Él es el verdadero Aarón, el sumo sacerdote perfecto; Él es la ofrenda sacrificada, el holocausto; Él es el verdadero pan, el trigo molido cual harina, molido por nuestros pecados y ungido con el aceite del Espíritu Santo.


Él es el Arca de madera de acacia cubierta de oro, la naturaleza humana y la divina en Su sola persona; el maná verdadero, pan del cielo, agua viva y Roca herida, almendro escogido y florecido en la resurrección. Él es la Pascua, el Cordero expiatorio, la trompeta perfecta que reúne así al pueblo santo. Él es el primogé­nito, el siclo del santuario, el precio del rescate, el tabernáculo henchido de la gloria de Yahveh; Él es el descanso, el sábado y el jubileo; las fiestas solemnes sombra de Cristo son. Cristo es el nazareno separado para Dios, el Sansón perfecto, el Josué que nos introduce en el Canaán de los lugares celestiales. Aquel que abrió el Jordán de la muerte y devoró como pan a Sus enemigos.

Cristo es el juez justo, el libertador perfecto, el cántaro de Gedeón, que al quebrantarse alumbró asegurando la victoria. Él es el pariente redentor, marido de la gentil convertida, el restaurador del alma de la Noemí‑Israel en su vejez; el tronco de Isaí, el David verdadero, el Heredero del trono de Israel y las naciones; el Rey de Paz y Sabio, también reconstructor de ruinas. Él es aquel que cual Elías fue arrebatado al cielo dejándonos la capa de Su Espíritu. Él es aquel que resucita a los muertos que descansan en su tumba, como al contacto de los huesos de Eliseo un muerto volvió a vida. El es el monarca que extiende el cetro de oro de la misericordia a la esposa querida que se aventura en Sus brazos. Él es el Amado de la amada en el Cantar de los Cantares; el Hijo del hombre, el Príncipe de los ejércitos, la Piedra. Él es aquel que regresó del vientre del abismo, uno mayor que Jonás, mayor que Salomón, el Renuevo, el Deseado, el Ángel del Pacto de Yahveh, que ruge cual león; el Único que puede abrir el libro; el hijo varón de la mujer arrebatado para Dios y Su Trono. Aquel cuya hoz está en Su mano y cuya espada en Su boca. ¡La Lumbrera perfecta de la Nueva Jerusalén! ¡Jesucristo es Su Nombre!

 
 

Hoy habia 132157 visiteurs¡Aqui en esta página!